Letta: “Hay que tomar medidas ya. No se puede esperar al año que viene”

El primer ministro italiano reclama en Bruselas una política decidida para luchar contra el paro juvenil

Conferencia de prensa de Letta y Barroso.

Tras Berlín y París ha llegado Bruselas. El nuevo primer ministro italiano, Enrico Letta, ha pasado por la capital europea para dejar claro su mensaje de que ha llegado para cambiar las cosas. Al lado de un José Manuel Barroso que ha insistido en todo momento en destacar los puntos de vista en común que comparten Roma y la Comisión Europea, Letta ha exigido medidas para paliar el desempleo –y muy especialmente el juvenil- inmediatas.

“Para nosotros es importante dar en junio a los ciudadanos europeos señales para que recuperen la esperanza y la confianza. En junio, no el próximo año”, dijo el italiano en referencia a la cumbre de líderes que se celebrará el mes próximo. Letta se empeña así en sabotear el calendario según el cual se daba por hecho que cualquier cambio de rumbo tendría que esperar a las elecciones alemanas del próximo mes de septiembre.

Habrá que ver qué dice la canciller Angela Merkel a estas nuevas exigencias por parte de los países del sur tras la sintonía mostrada ayer por Letta y el presidente francés, François Hollande. “Vuelvo a Roma más optimista tras pasar por Berlín y París. He visto una preocupación común por que Europa dé respuestas a sus ciudadanos”, ha asegurado el primer ministro en una corta rueda de prensa en la que ha mezclado el inglés, el italiano y el francés.

A cambio de esas medidas contra el paro juvenil, al que Letta ha definido como “la pesadilla nacional”, el primer ministro ha reiterado que su Gobierno respetará todos los compromisos asumidos por el anterior Ejecutivo liderado por Mario Monti, es decir, que cumplirá los objetivos de déficit pactado con Bruselas. Además de una iniciativa rotunda por el crecimiento, Letta también espera un impulso definitivo a la unión bancaria, requisito sine qua non no solo para que las empresas europeas dispongan de financiación, sino también para que la Eurozona demuestre su capacidad de decisión.

Barroso no ha querido quedarse atrás en el discurso a favor de las políticas que más interesan a los ciudadanos desplegado por el jefe de Gobierno italiano. El presidente de la Comisión ha reconocido que el Pacto de Crecimiento aprobado el año pasado ha quedado por debajo de sus expectativas, por lo que hay que ver “qué se puede hacer por el crecimiento en Europa”. El fondo contra el paro juvenil de 6.000 millones de euros para el septenio 2014-2020 no basta para resolver el problema, hace falta “hacer esfuerzos antes”. “Lo ideal sería combinar la iniciativa europea con los de los Gobiernos”, ha añadido Barroso.

Pero el portugués niega que haya el más mínimo cambio en la política del órgano que preside. La Comisión, según Barroso, siempre ha insistido tanto en la necesidad de arreglar las cuentas públicas y de las reformas estructurales como en el impulso al crecimiento. “Ambos defendemos que el rigor y la lucha por el crecimiento y contra el paro no son contradictorias, sino que van de la mano”.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Donde sí que Barroso detecta un cambio es en el panorama político. “La estabilidad ha vuelto a Italia”, ha dicho. Una estabilidad importantísima, ya que si el Ejecutivo comandado por Letta da muestras de fortaleza aumentarán sus posibilidades de aliarse con otros países del sur para ejercer de contrapeso a la todopoderosa Alemania.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Luis Doncel

Es jefe de sección de Internacional. Antes fue jefe de sección de Economía y corresponsal en Berlín y Bruselas. Desde 2007 ha cubierto la crisis inmobiliaria y del euro, el rescate a España y los efectos en Alemania de la crisis migratoria de 2015, además de eventos internacionales como tres elecciones alemanas o reuniones del FMI y el BCE.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS