El legado indeleble de Bush

Los sondeos muestran que los norteamericanos son cada vez más indiferentes a una prisión que nunca debió ser abierta

Presos de Guantánamo en huelga de hambre.
Presos de Guantánamo en huelga de hambre.EFE

Hay un lugar, lejos de Dallas y arrendado a Cuba, que simboliza el legado de George W. Bush de manera más oscura y verdadera que la Biblioteca inaugurada en esa ciudad en su nombre el pasado jueves y con la que cada presidente de turno trata de reescribir su historia, la huella dejada tras su paso por la Casa Blanca. Definía un editorial del The New York Times el viernes a ese lugar alejado de Texas como “la mancha de Guantánamo”, la representación de “la peligrosa expansión del poder ejecutivo y las detenciones ilegales, las prisiones secretas y la tortura”.

Mientras que los sondeos muestran que los norteamericanos son cada vez más indiferentes a una prisión que nunca debería de haber sido abierta, la realidad que se vive en el penal es cada día más explosiva, con conatos de violencia y una tensión acumulada que daba pésimos frutos a mediados de mes, cuando se produjeron enfrentamientos entre los guardas y los detenidos, lo que provocó que el alto mando militar ordenase que los reos fueran encerrados en celdas individuales en lugar de hacerlo en zonas comunales.

En la mañana soleada del jueves, Bush dijo durante su discurso de inauguración de su biblioteca-museo sentirse cómodo con las “duras decisiones” que había tomado “para proteger América”. “Por muy a gusto que se sienta el señor Bush”, editorializaba el Times, “el país debe de reconocer el exorbitante precio que se ha pagado por lo que básicamente es una prisión política”. El diario neoyorquino finalizaba diciendo que igual que la prisión de Maze en Irlanda del Norte dejó una mancha indeleble sobre el récord de derechos humanos en Gran Bretaña, lo mismo hacía Guantánamo con EE UU.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Sobre la firma

Yolanda Monge

Desde 1998, ha contado para EL PAÍS, desde la redacción de Internacional en Madrid o sobre el terreno como enviada especial, algunos de los acontecimientos que fueron primera plana en el mundo, ya fuera la guerra de los Balcanes o la invasión norteamericana de Irak, entre otros. En la actualidad, es corresponsal en Washington.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción