Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Napolitano alude al caso de Boston para defender la reforma migratoria

La secretaria de Seguridad Nacional canceló su comparecencia la semana pasada por el atentado

Janet Napolitano testifica ante el Comité de Asuntos Judiciales del Senado.
Janet Napolitano testifica ante el Comité de Asuntos Judiciales del Senado. AFP

La secretaria de Seguridad Nacional estadounidense, Janet Napolitano, defendió este martes ante el Senado la necesidad de aprobar la ley de reforma del sistema de inmigración. La audiencia celebrada por el Comité Judicial de la Cámara Alta estuvo marcada una vez más por el atentado de Boston, hecho que varios republicanos han mencionado como razón para retrasar la nueva legislación hasta detectar si hubo fallos en el sistema actual y cómo solucionarlos.

Según la secretaria, sin embargo, la nueva legislación reforzará las medidas de seguridad que permiten a Estados Unidos detectar cuándo caduca el visado de un inmigrante y si éste ha abandonado o no el país. Napolitano aseguró que la legislación propuesta hubiera permitido detectar a los responsables del atentado de Boston gracias a mecanismos para evitar la entrada y permanencia en el país de personas que puedan representar una amenaza para su seguridad. En más de una ocasión, los senadores recordaron también que los terroristas del 11 de Septiembre, el mayor atentado en territorio estadounidense, también residían con permiso legal.

Napolitano aseguró este lunes que el texto parte precisamente de 10 años de investigación en defensa, el refuerzo de las fronteras y la seguridad nacional. Entre las medidas defendidas por la secretaria, en nombre de la Administración Obama, está la inversión de 3.000 millones de dólares en reforzar la frontera -tanto en los puntos de entrada desde México como puertos y aeropuertos- el sistema para comprobar que las empresas no contratan ilegalmente a indocumentados o un mecanismo para detectar que un inmigrante ha salido del país.

La secretaria aseguró además que la creación de una vía para regularizar a 11 millones de indocumentados también tendrá consecuencias para la seguridad nacional, al revelar las identidades de las personas que viven en el país sin permiso. Desde la presentación del proyecto de ley la semana pasada, sus defensores -demócratas y republicanos- han insistido en que la legislación reforzará la seguridad, y no al contrario, como afirman los detractores.

Desde la presentación del proyecto de ley la semana pasada, sus defensores insisten en que la legislación reforzará la seguridad

Varios senadores pidieron a la principal responsable de la seguridad nacional que explicara por qué el mayor de los hermanos Tsarnaev, acusados de llevar a cabo el atentado en Boston el pasado 15 de abril, había logrado entrar en EE UU después de viajar a Rusia, a pesar de que había sido interrogado por el FBI cuando solicitó su permiso de residencia permanente y que nombre no había sido deletreado igual en todos los documentos presentados. Según Napolitano, el proyecto legislativo elimina este tipo de conflictos “detectando cualquier error humano que exista en este proceso”.

A pesar de no ofrecer grandes detalles de los mecanismos que establecerían, de acuerdo con la legislación, las diferentes agencias de seguridad, inmigración, control fronterizo y de aduanas para evitar errores similares, la Administración Obama sí garantiza que compartirá esa información con los senadores en una audiencia a puerta cerrada.

“Hoy, después de una década de inversión en entrenamiento, infraestructuras y mecanismos para compartir información entre nuestras agencias de seguridad y los ciudadanos, nuestro país es más seguro y está mejor preparado que nunca para responder a todo tipo de ataques”, declaró la responsable de seguridad nacional ante el comité. “La ley se basa en estas lecciones”.

“Se trata de medidas de sentido común que cuentan con el respaldo de la mayoría de los estadounidenses”, alegó la secretaria, quien definió la ley como “histórica” y transmitió a los senadores la voluntad de la Administración Obama para colaborar en las negociaciones. Napolitano, sin embargo, se enfrentó este lunes a varios reproches de los senadores republicanos, quejas por el breve período de tiempo con el que cuentan para estudiar un texto de más de 800 folios y que éste haya sido negociado en secreto.

Napolitano reconoció ante los senadores que existen errores en el sistema actual por “redundancias” y dificultades de acceso a la información que manejan las diferentes agencias de seguridad, pero que la ley de la reforma, que pone especial énfasis en los controles fronterizos, permitirá resolverlos. “Aprenderemos varias lecciones de este ataque”, dijo la secretaria en referencia a Boston. “Las aplicaremos y nos recuperaremos con aún más fuerza”.

Más información