Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al menos 5 muertos y 160 heridos tras una explosión en una planta en Texas

El estallido tuvo lugar en una planta de fertilizantes en la localidad de West

Entre 50 y 75 edificios cercanos han quedado destruidos o afectados

La explosión fue percibida hasta a 70 kilómetros de distancia

El gobernador: "Realmente ha sido un escenario de pesadilla"

Carretera de acceso a la planta de fertilizantes cortada por la policía.

La explosión de una fábrica de fertilizantes la pasada noche del miércoles ha acabado con la tranquilidad de una pequeña localidad texana, West, situada a pocos kilómetros de la ciudad de Waco. Sin un balance de muertes y heridos definitivo, fuentes policiales han asegurado que el accidente ha acabado con la vida de al menos cinco personas; ocasionado más de 160 heridos, y por lo menos 70 casas quedaron destruidas. “No podemos confirmar el número de víctimas, lo que les puedo decir es que a estas horas seguimos buscando supervivientes. En este momento, la situación sigue siendo muy inestable en la zona afectada", ha explicado en rueda de prensa Jason Reyes, portavoz de la policía local.

La detonación ocurrida a las 20.00 hora local en la planta Fertilizadora West se pudo escuchar a más de 70 kilómetros de distancia y provocó un pequeño movimiento terrestre de 2,1 puntos en la escala de Richter, según el Servicio Geológico de Estados Unidos. La mitad de la población fue evacuada por los humos tóxicos que salían de la fabrica. Los testigos describieron la explosión “como una gran onda expansiva destructiva”. "Las ventanas temblaron y mis hijos empezaron a gritar. La puerta me golpeó en la frente y todos los vidrios de las ventanas estallaron", relató Jason Shelton, un padre de familia de 33 años que vive a 1,6 kilómetros de la planta.

"Nuestros rezos están con el pueblo de West", ha expresado el presidente Barack Obama en un comunicado, donde también ha agradecido a los equipos de emergencia en West "que trabajaran sin descanso durante toda la noche para contener la situación y atender a los heridos". “Realmente ha sido un escenario de pesadilla. Han sido 16 horas horribles para Texas, un Estado que por desgracia sufre este tipo de accidentes con demasiada frecuencia”, ha asegurado en rueda de prensa el Gobernador del Estado, Rick Perry. "Ha sido devastador para los habitantes de West, una localidad que cuenta con poco menos de tres millares de individuos (2.800), y en el que todos se conocen”, continúo Perry.

La lluvia caída en el municipio a primera hora de la mañana de este jueves ha provocado que el fuego esté controlado, “y se haya limpiado el aire de contaminantes -nitrato de amonio, fertilizante artificial más utilizado del mundo y venenoso-”. Una vez controlado el incendio, las autoridades se están centrado en la búsqueda de supervivientes en el perímetro de las casas destruidas. Mientras, los equipos de salvamento y los bomberos peinan los edificios afectados, algunos reducidos a ruinas, como un bloque de 50 apartamentos situado cerca de la fábrica que ha quedado reducido a un "esqueleto en pie", según Wilson.

REUTER-LIVE

En la investigación del suceso están trabajando conjuntamente autoridades locales, estatales, federales ,un equipo de la Agencia del Alcohol, Tabaco, Armas y Explosivos y otro de la Oficina de Seguridad Química.

A pesar de los indicios que en un primer momento apuntaban a un posible vinculación entre la explosión y los recientes atentados en Boston, finalmente, los expertos y autoridades creen que esta explosión es la causa de un accidente, “desastroso, pero accidente”. “Nada, ahora mismo, indica que esto no es más que un fuego ocasionado por un accidente industrial, pero seguimos investigando", ha añadido un portavoz de la Policía de West.

West está situado a 32 kilómetros al norte de la ciudad de Waco, tristemente célebre por ser el lugar donde murieron más de 80 personas en el asalto de las fuerzas de seguridad a un rancho sede de la secta protestante apocalíptica de los davidianos, después de varios días sitiado en busca de su líder, David Koresh. Este viernes se cumplen precisamente 20 años de la tragedia.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información