Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detectan un sobre con posible sustancia venenosa destinado a Obama

La carta fue detectada este martes por los responsables de seguridad del correo de la Casa Blanca

La tensión por la amenaza terrorista en Estados Unidos ha escalado algunos peldaños al descubrirse un sobre, que contenía una sustancia posiblemente venenosa, dirigido al presidente Barack Obama. Previamente, había sido detectada una carta con contenido similar y dirigida a un miembro del Congreso, el senador Roger Wicker, que este miércoles fue parcialmente desalojado por unas horas mientras la policía retiraba otros dos paquetes sospechosos. En todos los casos, el FBI está tratando de confirmar que la sustancia encontrada es ricina, como han apuntado las pruebas preliminares realizadas a las dos cartas.

A última hora del miércoles el FBI ha detenido a un hombre que podría ser el remitente de los dos sobres. El sospechoso ha sido identificado como Paul Kevin Curtis, de Tupelo, Misisipí, ha informado la cadena NBC, que cita a fuentes del FBI. De acuerdo con un informe remitido por la propia Agencia federal, ambas cartas estaban fechadas el 8 de abril y datadas en Memphis, Tennessee, e incluían la misma frase: "Descubrir el daño y no denunciarlo, es convertirse en un cómplice silencioso de su perpetuación". Curtis ha sido acusado de dos delitos federales de amenazas y, de ser considerado culpable, se enfrentaría a 15 años de prisión. El sospechoso  se ha declarado inocente de ambos cargos.

Curtis se dedicaba amenizar fiestas haciendo imitaciones de Elvis Presley, Buddy Holly, Jonny Cash o Ricky Martin. Wicker, el senador al que iba dirigida una de las cartas con posible veneno, ha reconocido que hace 10 años contrató a Curtis para una celebración que ofreció en su casa. “Creo que reside cerca de donde yo vivo, pero desde entonces no hablé más con él, Creo que ha tenido problemas mentales desde entonces”. Jim Wade, un abogado de Misisipí que ha representado a Curtis en alguna ocasión, ha reconocido a AP que su cliente padece un trastorno bipolar. Su exmujer alertó a las autoridades en 2007 asegurando que Curtis estaba obsesionado con que el Gobierno le espiaba. En las cartas que supuestamente remitió a Obama y Wicker, al parecer, buscaba llamar la atención sobre la novela que estaba escribiendo sobre una conspiración para vender miembros humanos.

Ni el FBI ni el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, han querido vincular estos sobres con las bombas que hicieron explosión el lunes pasado en el maratón de Boston y que causaron la muerte de tres personas. El FBI expresó en un comunicado que “no existen indicios de conexión con el ataque de Boston”.

Los sobres a Obama y al senador Roger Wicker, republicano por Misisipí, ambos enviados el martes, han contribuido a la sospecha de que EE UU esté siendo víctima de una acción terrorista coordinada similar a la del 11 de septiembre de 2001. En aquella ocasión también se recibieron sobres con veneno, entonces ántrax, en el Capitolio, aunque posteriormente se comprobó que no tenía relación con los ataques contra las Torres Gemelas y el Pentágono.