Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Obama: "Este es el día de las víctimas"

El presidente de EEUU firma la Ley contra la Violencia contra las Mujeres que extiende los beneficios a homosexuales y americano-nativos

Barack Obama estrecha la mano de Joe Biden, tras firmar la Ley contra la Violencia contra las Mujeres.
Barack Obama estrecha la mano de Joe Biden, tras firmar la Ley contra la Violencia contra las Mujeres. AFP

El día antes de la celebración mundial de la mujer trabajadora, el presidente Barack Obama ha firmado esta tarde en Washington la reformada Ley contra la Violencia contra las Mujeres que extiende los beneficios a las víctimas homosexuales y amplía la protección a los indios y los inmigrantes sin documentos. “Este es el día de las víctimas”, ha declarado Obama entre aplausos en una sala del Departamento de Interior ante la imposibilidad de acoger a todos los asistentes en la habitual habitación de la Casa Blanca. Bajo la nueva ley, los hombres quedan también cubiertos pero los legisladores decidideron dejar en el título de la ley el término ‘mujeres’ debido a que éstas son mayoritariamente quienes sufren los abusos.

La Ley contra la Violencia contra las Mujeres que existía hasta ahora fue promovida en 1994 por el entonces senador Joe Biden para ayudar a las víctimas de la violencia doméstica y cuenta con programas de integración dentro de la comunidad y acceso de las supervivientes al sistema judical. La nueva disposición ha contado con el apoyo de todos los miembros demócratas de la Cámara de Representantes –más 87 republicanos- y la oposición de 138 congresistas conservadores. Es la primera vez, desde que la primera versión fuera aprobada en 1994 –se renueva cada cuatro años, pero el pasado quedó estancada debido a las elecciones-, que la ley no cuenta con un respaldo casi unánime por parte del Congreso de EE UU. La votación en el Senado también estuvo dividida y todos los senadores varones republicanos votaron en contra.

Remontándose casi 20 años, el presidente ha declarado que el gran legado de la ley fue que no solo cambió “las reglas”, sino que cambió "la cultura dominante”, cuando la violencia doméstica era un asunto privado que no se denunciaba y se escondía. Obama ha reconocido que queda mucho camino por recorrer pero que con las nuevas medidas, por ejemplo, se cerraba el resquicio ahora existente para las mujeres indias cuyos compañeros que no eran de su misma raza eran inmunes de ser perseguidos ya que la polica tribal no detiene a los hombres que no son indios y la policía local no puede arrestar a nadie dentro de las reservas indias.

“Os prometo que no sólo como presidente sino como hijo, marido y padre no voy a abandonar”, ha dicho Obama. “Todas las mujeres merecen el derecho a vivir sin miedo, de eso es de lo que se trata la firma de hoy”, ha declarado el mandatario, de nuevo entre aplausos. En EE UU, una de cada cuatro mujeres y uno de cada 13 hombres es víctima de violencia de género, dos millones de personas al año son atendidas por lesiones relacionadas con abusos en el ámbito doméstico y cada día tres mujeres fallecen a manos de sus parejas, según datos del Departamento de Justicia. Una cifra que se triplica entre la población india.

“Ninguna mujer debería de tener que elegir entre vivir en un hogar con violencia o no tener hogan ninguno”, ha finalizado el presidente quien ha resaltado que esta legislación incluye medidas para combatir la trata de personas y ayudar a menores de edad que son víctimas del tráfico sexual.