Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Maduro revela que Chávez está bajo tratamiento de quimioterapia

El vicepresidente de Venezuela afirma que está bajo este tratamiento contra el cáncer y que le ve "de buen ánimo"

El vicepresidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dio una nueva pista el viernes en la secuencia con que el Gobierno de este país viene corriendo el velo sobre la situación de salud del presidente Hugo Chávez.

"¿Ustedes saben qué son los tratamientos complementarios, verdad?”, dijo a los periodistas que le esperaban a la salida del acto de inauguración de una capilla contigua al Hospital Militar de Caracas, centro médico en el que el presidente venezolano ingresó el pasado 18 de febrero luego de 70 días de reclusión en Cuba. “Bueno”, replicó Maduro a su propia pregunta retórica, “son las quimioterapias que se aplican a los pacientes después de las operaciones".

Chávez fue operado el 11 de diciembre en La Habana del cáncer en la región pélvica que se le diagnosticó en junio de 2011. Desde el 10 de diciembre no se le ve en público, ni siquiera después de su reciente regreso a la capital venezolana, que, según Maduro, fue ordenado por el propio presidente para enfrentar una ronda “más dura e intensa” de quimioterapia.

Maduro, quien lo visitó el viernes en su habitación del noveno piso del Hospital Militar, dijo que lo encontró “de buen ánimo” y pidió que “dejen quieto” al comandante. “Métanse con nosotros, si quieren, pero al presidente no lo toquen”.

Ante las continuas peticiones de sectores de la oposición y de voces de la comunidad internacional para ver al presidente en funciones o tener, al menos, una evidencia de su verdadero estado de salud, el canciller Elías Jaua también pidió tranquilidad este sábado: “Los que queremos ver a Chávez recuperado y sano queremos que esté tranquilo, ¿verdad? (…) Los que quieren que Chávez no se recupere son los que tienen un chantaje, una presión criminal, una presión miserable, ante la cual no vamos a ceder”.

Al mismo tiempo, el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, advirtió por su parte a los grupos estudiantiles que han asomado su intención de protestar frente al Hospital Militar en busca de más información sobre Chávez, que “ni se les ocuura venir, porque no vamos a permitir absolutamente ninguna actividad de ese tipo”,

Las intervenciones simultáneas de Maduro y otros jerarcas del Gobierno chavista parecieron responder a los rumores que corrieron desde el viernes no sólo sobre un agravamiento en la condición de Chávez, que estaría entre la vida y la muerte, sino sobre una oleada de saqueos en Caracas y supuesto un pronunciamiento militar que tendría lugar en Zulia, estratégica provincia petrolera y agropecuaria al occidente del país.

El viernes, el ministro de Información y Comunicación, Ernesto Villegas, desmintió esas versiones achacándolas a una “guerra psicológica” cuyo origen, más tarde, el vicepresidente Maduro atribuyó a “una mafia mayamera”, refiriéndose a la ciudad de la península de Florida donde se agrupa buena parte de los exilios cubano y venezolano.

El sábado todavía reinaba la expectativa en Caracas sobre anuncios que parecían inminentes. Quizás para aflojar las tensiones y seguir denunciando los rumores como parte de una operación desestabilizadora, el ministro Villegas se preguntó con sorna en su cuenta de Twitter: “A ver, a ver, señores del laboratorio, ¿qué rumores nos tienen preparados para hoy?”.