Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ecologista Marina Silva lanza un nuevo partido “en red” en Brasil

La exministra de Lula no descarta ser candidata de nuevo en 2014

Marina Silva, hoy en Brasilia.
Marina Silva, hoy en Brasilia. AP

La líder ecologista brasileña Marina Silva, exministra de Medio Ambiente, ha anunciado este sábado su intención de formar un nuevo partido, que, para empezar, no se llamará así. El nombre es Rede Sustentabilidade, aunque acabará siendo llamado Rede a secas. La idea de red viene de pretender asociar el ejercicio de la política a las redes sociales y dar mayor protagonismo a estos medios de comunicación. Y sostenibilidad para evocar su fuerte vocación a la defensa del medio ambiente.

Marina Silva, de 55 años, obtuvo casi 20 millones de votos, el 19,33%, en las últimas elecciones presidenciales del 2010, cuando se presentó arropada sólo por el minúsculo Partido Verde (PV). El resultado la colocó como tercera candidata más votada y obligó a Dilma Rousseff, que se presentaba como sucesora del adorado Lula da Silva a disputar una segunda vuelta. Antes de este movimiento, militó durante 30 años en el Partido de los Trabajadores (PT) de Lula y Rousseff, y fue ministra de Media Ambiente con el primero.

Nadie duda de que el movimiento de crear el partido Rede tiene como objetivo que ella sea candidata de nuevo en 2014.

El lanzamiento de la nueva formación política fue una fiesta en la que quedaron claras las diferencias con los actos políticos de los partidos tradicionales.

Gilberto Gil, uno de los dioses de la música brasileña, envió un vídeo en el que destaca la “tarea importante” emprendida por Silva para llevar por todo el país la “modernización de la vida política”. Y le asegura que él “participa de su mismo proyecto”.

Según explicó Marina Silva, “la idea de red es una opción para el elector que acaba con el duelo entre fuerzas políticas”. Y ha dado una curiosa definición de su partido que no pretende ser partido, por lo menos, en la forma original del pasado, que según ella está ya desgastada.

Para Silva, la Rede no será “ni de derechas ni de izquierdas”, porque, según dijo, “queremos estar al frente”. Eso significa, afirma, que su fuerza política pretende “caminar hacia mundo de la paradoja”.

En la presentación explicó que en su opinión hay un “proceso de deconstrucción de la idea de que el partido tiene el monopolio de la política”. Y sentenció: “Queremos quebrar esa lógica”.

Un ejemplo de esa forma nueva de reclutar gente para la política podría ser, dijo, ofrecer a la sociedad un 30% del total de las candidaturas en las elecciones, que serían cubiertos por candidatos independientes, ciudadanos no afiliados y que no pretenden mantener vínculos partidarios.

La fundadora de la Rede necesitará ahora, según la ley brasileña, medio millón de firmas para que su nuevo partido sea aprobado oficialmente. Silva afirmó que piensa recogerlas también a través de las redes sociales.

En un país sacudido recientemente por el juicio a toda la cúpula del Partido de los Trabajadores por el reparto de comisiones para comprar diputados, Silva ha presentado ya algunas exigencias para evitar la corrupción en su nueva formación política. Por ejemplo, para evitar que las empresas puedan financiar al partido a cambio de prebendas si llega al gobierno, propone un límite a las donaciones que personas físicas y empresas deseen ofrecer a la Rede. También establecerá la prohibición de recibir donaciones por parte de empresas de tabaco, alcohol, agrotóxicos y armas. Se realizarán plebiscitos internos periódicamente y habrá una transparencia absoluta de los gastos de campaña electoral a través de presentación de las cuentas en Internet. El partido tendrá cuotas para negros e indígenas.

Por el momento, Silva no hará oposición, ni apoyará, al Gobierno de Dilma Rousseff. Tampoco ha asegurado que la creación de su partido lleve de por sí la exigencia de que ella pueda ser candidata a las presidenciales el año próximo. Pero tampoco lo excluye. “Es solo una posibilidad”. Su nombre no aparece aún entre los candidatos y, sin embargo, en un sondeo reciente fue evocado por un 14% de electores espontáneamente.