Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“He dado la noticia y me he puesto a llorar”

La periodista italiana Giovanna Chirri fue la primera en enterarse de la renuncia del Papa al hablar latín

La periodista italiana Giovanna Chirri
La periodista italiana Giovanna Chirri ANSA

Era un consistorio ordinario. Una cita convocada en la mañana de un lunes que "es importante", recuerda el periodista Andrés Beltramo, de la agencia mexicana Notimex, porque asisten los cardenales de todo el mundo pero también "muy tediosa", describe. "Son de esas cosas que casi nadie cubre porque son reuniones de la Curia", relata. Así fue la reunión en la que el papa Benedicto XVI anunció su renuncia.

Beltramo había llegado a las 10.15 de la mañana. Es el único periodista hispanohablante presente en la reunión. También está la experimentada Giovanna Chirri, de la agencia italiana ANSA, un periodista francés y otro japonés. "Yo iba porque se anunciaría la canonización de una mexicana, la madre Lupita Zavala". Todos esperaban una reunión de rutina. Que el Papa anunciase las fechas de las canonizaciones y beatificaciones, y después mandar sus noticias.

Benedicto XVI comenzó a hablar. La reunión era transmitida en un circuito cerrado, "algo muy poco común", reconoce, pero que no llamó demasiado su atención. Había pocas personas, porque además hoy es feriado en El Vaticano: "se celebran los Pactos de Letrán". 

Y entonces, al final de la reunión, el Papa comenzó a leer otro papel. Y en latín anunció que renunciaba. La primera en enterarse fue la periodista Giovanna Chirri, pues domina el idioma. Los demás se enteraron segundos después. La sorpresa fue tanta que pasaron unos minutos antes de reaccionar. “He dado la noticia y entonces me puse a llorar”, recuerda Chirri.  Así, con lágrimas, se lanzó una de las noticias más importantes del año. La italiana ha dicho que, según había comentado con su colega mexicano, hacía días en que notaba que el Papa "estaba triste".

Beltramo recuerda que apenas hace dos semanas había escrito sobre la visita de Benedicto XVI a Brasil, prevista para junio de este año. "El embajador brasileño me había dicho que todo estaba listo". Interpreta el anuncio como una "total sorpresa", mas extraño aun porque lo ha anunciado en plena Cuaresma, la mayor festividad del catolicismo. Y es totalmente inesperado. "Es como si Carlos Slim dice de repente que regala toda su fortuna", resume.

Más información