El ELN secuestra a dos turistas alemanes en Colombia

El país está a la espera de la liberación de dos policías y un soldado secuestrados a finales de enero por las FARC

Familiares del policía Cristian Camilo Yate, secuestrado por las  FARC el 25 de enero, se manifiestan este martes en Cali.
Familiares del policía Cristian Camilo Yate, secuestrado por las FARC el 25 de enero, se manifiestan este martes en Cali. LUIS ROBAYO (AFP)

El Ejército de Liberación Nacional (ELN), la otra guerrilla colombiana que se mantiene alzada en armas desde 1965 —casi el mismo tiempo que las FARC—, informó este martes de que tenía en su poder a dos ciudadanos alemanes a los que acusó de ser “espías”.

Según el escueto comunicado de la guerrilla, los alemanes Uwe y Günther Otto Breuer fueron retenidos en la región del Catatumbo (frontera con Venezuela) hace ya varias semanas, información que ha sido confirmada por el Ministerio de Asuntos Exteriores alemán, aunque aún no se sabe con exactitud el tiempo que llevan en cautiverio.

Un portavoz de ese ministerio, que anunció la creación de un gabinete de crisis para aclarar la situación, confirmó a Caracol Radio que los dos alemanes son jubilados, estaban haciendo turismo ecológico por toda Sudamérica y entraron en Colombia con un visado de turistas. También ha trascendido que son hermanos y que tienen 72 y 69 años.

El presidente Santos dice que el ELN no va a entrar en las negociaciones de paz por ahora

El presidente Juan Manuel Santos ha exigido su liberación inmediata y rechazó que estos ciudadanos fueran considerados espías. “Aquí, en Colombia, eso es una excusa que nadie en su sano juicio ni acepta ni entiende porque es mentira: ningunos espías”, dijo el mandatario.

Este es el segundo secuestro en lo que va de año que realiza el ELN en el que están involucrados extranjeros. El primero ocurrió el pasado 18 de enero y según ha reivindicado el grupo guerrillero, tendrían en su poder al canadiense Jernoc Wobert, a los peruanos José Mamani y Javier Ochoa, y a los colombianos William Batista y Manuel Zabaleta, todos trabajadores de la empresa minera Geo Explorer, que tiene su centro de operaciones al noreste del país. Sin embargo, una semana más tarde, la Federación Agrominera del Sur de Bolívar aseguró que ese grupo guerrillero tendría secuestrado a otro colombiano más, identificado como Alexis López.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Aunque el secuestro ha sido una práctica histórica del ELN para financiarse, para el analista de la Corporación Nuevo Arco Iris, Luis Celis, lo que resulta verdaderamente nuevo es que lo hayan hecho público. “Eso hace parte de un esfuerzo de visibilización como actores del conflicto ya que el Gobierno los ha puesto en remojo”. Celis se refiere al interés que ha manifestado el ELN para iniciar un proceso de paz similar al que el Gobierno lleva a cabo con las FARC desde hace cinco meses en Cuba. Al respecto, Santos ha dicho que “cada cosa tiene su momento”. Según el mandatario, “no vamos a abrir la puerta para que entre el ELN a estas negociaciones ya. Eso creo que no está previsto”.

Las FARC han hecho explotar un coche bomba en el sur del país donde, según las primeras informaciones de las autoridades, habrían muerto dos personas

El secuestro de los alemanes ocurre cuando Colombia está a la espera de que las FARC liberen a los policías Cristian Yate Sánchez y Víctor Alfonso González, y al soldado Josué Álvarez Meneses, de 19 años de edad, secuestrados los pasados 25 y 29 de enero, respectivamente.

Las FARC anunciaron su liberación después de que se desatara la que ha sido calificada como la primera crisis del proceso de paz, tras el anuncio de la guerrilla de reservarse “el derecho” a secuestrar policías y militares, a los que llaman prisioneros de guerra.

Esta crisis ha sido negada por las FARC, quienes a través de un comunicado aseguraron que “las conversaciones en la mesa prosiguen de modo normal”, y donde se discute el primer tema acordado en la agenda de negociación, centrado en el tema agrario. El mismo Santos ha dicho que “si hay voluntad, yo tengo fe que este año vamos a lograr la paz”.

Aunque las FARC continúan insistiendo en un alto el fuego bilateral, Santos ha reiterado que esto solo sucederá cuando se firme la paz definitiva. Así las cosas, el proceso de paz, como se anunció desde el comienzo, continuará en La Habana, mientras en Colombia sigue la guerra.

Así lo demuestran las acciones de la guerrilla que el viernes pasado atentó contra un jardín infantil en Caquetá, al sur del país. También han declarado un paro armado en Chocó, en occidente, y en la tarde de este martes han hecho explotar dos coches bomba en el municipio de Caloto, Cauca (sur), donde dos personas han muerto. Las explosiones se produjeron en la localidad de El Palo, en el marco de unos intensos combates que enfrentaron a efectivos del Ejército y miembros del sexto frente de las FARC. En esos mismos choques también resultaron heridos dos soldados, sobre los que se desconoce su estado de salud. Según la emisora Caracol Radio, los responsables de estos choques fueron una decena de guerrilleros excarcelados recientemente por un supuesto error de procedimiento.

En un comunicado difundido entrada la noche, la Fuerza de Tarea Apolo, perteneciente a las Fuerzas Militares, precisó que presuntos guerrilleros de las FARC "abandonaron el vehículo que, cargado de explosivos, estalló provocando la muerte de un civil", en referencia al primer coche bomba.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS