Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Senado de EE UU confirma a John Kerry como secretario de Estado

El presidente Obama celebra la confirmación en un comunicado de la Casa Blanca

John Kerry, durante su comparecencia en el Senado.
John Kerry, durante su comparecencia en el Senado. AFP

El Senado de Estados Unidos confirmó este martes la nominación de John Kerry como secretario de Estados, por 94 votos a favor y tres en contra. El senador de Massachusetts fue propuesto en diciembre por el presidente Obama para sustituir a Hillary Clinton al frente de la diplomacia estadounidense.

El veterano demócrata, con una amplia experiencia en el ámbito de las relaciones exteriores y 28 años a sus espaldas como senador, solo recibió el rechazo de tres legisladores republicanos: el senador de Oklahoma James Inhofe, y los dos representantes de Texas, Ted Cruz —afiliado al Tea Party—, y John Cornyn.

"Estoy encantado de que el Senado haya confirmado a John Kerry como nuestro próximo secretario de Estado con un apoyo tan amplio de ambos partidos", afirmó el presidente Obama, según un comunicado de la Casa Blanca. "Desde su servicio en Vietnam hasta sus décadas de trabajo en el Senado a favor del liderazgo global de Estados Unidos, la distinguida carrera de John le ha preparado para liderar la diplomacia estadounidense en los próximos años".

Kerry se enfrentó la semana pasada al Comité de Relaciones Exteriores del Senado, que presidió hasta el día de su nominación, en una audiencia previa a su confirmación y en la que prometió continuar con el legado de la Administración Obama en el contexto internacional. “Tiene mi respaldo incondicional para convertirse en secretario de Estado”, declaró entonces el republicano John McCain. Los miembros del comité apoyaron este martes su candidatura de manera unánime.

Clinton abandonará su cargo este mismo viernes como una de las secretarias de Estado con mayor aceptación entre los ciudadanos y también en el exterior. Kerry asumirá el liderazgo de la diplomacia estadounidense en un momento en el que la Administración todavía no ha despejado las dudas de la oposición sobre el atentado en Bengasi que acabó con la vida del embajador Chris Stevens y otros tres norteamericanos, y el reciente asalto y secuestro de decenas de occidentales en una planta energética de Argelia.

La llegada del nuevo secretario coincide además con la decisión de la Casa Blanca de aumentar el nivel de colaboración con Francia en su intervención en Malí, la falta de resolución del conflicto en Siria y el reciente anuncio de que Estados Unidos instalará una base militar en Níger para desplegar desde allí aviones no tripulados, conocidos drones, en su lucha contra el terrorismo islamista.

Tanto Clinton, en su comparecencia ante el Senado en relación con el incidente en Bengasi, como Kerry, en su sesión de confirmación, han afirmado que una de las prioridades de Estados Unidos en un futuro inmediato será impedir la consolidación de grupos terroristas islamistas en la región del norte de África.

La todavía secretaria de Estado ha dado muestras de apoyo estos últimos días al que será su sucesor. Kerry fue candidato a la presidencia de Estados Unidos por el Partido Demócrata en 2004, cuando fue derrotado por el entonces presidente George W. Bush. El veterano senador es además uno de los miembros de la Cámara Alta más ricos, gracias a la fortuna de su esposa, dueña de la empresa Heinz.