Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Grecia investigará al exministro de Finanzas por la Lista Lagarde

De los cuatro políticos implicados, solo Yorgos Papaconstantinu tendrá que responder por el escándalo

El exministro griego de Finanzas, Yorgos Papaconstantínu, durante una rueda de prensa (archivo).
El exministro griego de Finanzas, Yorgos Papaconstantínu, durante una rueda de prensa (archivo). EFE

La telenovela en la que se ha convertido en Grecia el escándalo de la Lista Lagarde parece haber cerrado al menos un capítulo. Después de días de discusión en torno a los procedimientos de voto y 15 horas de debate, el Parlamento griego ha votado esta madrugada sobre la creación de una comisión de investigación que indague a los responsables políticos del “extravío” de la llamada Lista Lagarde, el documento con los nombres de más de 2.000 griegos con cuentas en el banco británico HSBC que fue entregado por Francia en 2010 y que las autoridades helenas ocultaron durante más de dos años. De los cuatro políticos implicados, solo el exministro de Finanzas, Yorgos Papaconstantinu, al que su entonces homóloga Christine Lagarde envió el documento, tendrá que responder por el escándalo.

En el punto de mira junto a él, estaban también su sucesor en el cargo, Evánguelos Venizelos, y los ex primeros ministros Yorgos Papandreu y Lukas Papademos. La investigación contra Papaconstantinu, la única apoyada por la coalición de Gobierno -formada por el conservador Nueva Democracia, el Pasok y Izquierda democrática- ha sido aprobada con 265 sobre 300.

Desde el pasado septiembre, cuando el actual ministro de Finanzas, Yannis Sturnaras, declaró que se había enterado de la existencia de la lista por la prensa y que nunca se le había entregado una copia, el escándalo por la opaca gestión de ese documento se ha convertido en el emblema de la escasa transparencia de los dirigentes políticos griegos que, mientras recortaban salarios y subían impuestos, en aras a la reducción del déficit, olvidaban en un cajón una relación de supuestos grandes evasores.

La investigación contra Papaconstantinu ha sido aprobada con 265 sobre 300

El caso tomó un nuevo giro hace unas semanas, cuando los fiscales que investigan la ocultación de los datos descubrieron, tras pedir otra vez a Francia la versión original de la lista, la existencia de tres nombres que no aparecían en el documento facilitado por las autoridades griegas: los tres eran familiares del exministro socialista Papaconstantinu.

La revelación ha supuesto el enésimo golpe a la ya perjudicada imagen del Pasok, que ha expulsado al exministro pero ha rechazado una investigación contra Venizelos, hoy presidente del partido. Ante la declaración de Sturnaras en septiembre, Venizelos dijo primero que no sabía dónde estaba la lista y pocos días después la entregó a los fiscales, demostrando de hecho que la había conservado durante meses a pesar de no ser ya el titular de Economía.

Los socialistas
rechazan que se
indague a Venizelos,
líder del partido

Ha sido el principal partido de oposición, el izquierdista Syriza, el que pidió que se investigara también al actual líder del Pasok, Venizelos, mientras que el voto sobre las responsabilidades de Papandreu y Papademos se realizó a petición de los Independientes griegos y del partido de extrema derecha Aurora Dorada. “La desaparición de los nombres de mis tres familiares, y solo estos, es un intento de incriminarme”, declaró este jueves durante el debate Papaconstatinu, que negó cualquier relación con la falsificación del documento. “Está claro que alguien quiere hacer de mí un chivo expiatorio, el hombre que cargue con todos los pecados. Y con la ira de la gente por todo lo que está pasando”, añadió el exministro. En su comparecencia, alegó también que no denunció en su momento el contenido de la lista por no poner en peligro las negociaciones en curso entre los Gobiernos griegos y suizo sobre el intercambio de datos sensibles. Papaconstantinu fue el iniciador de las políticas de ajustes pactadas por Grecia con la llamada troika —Fondo Monetario Internacional, Comisión Europea y Banco Central Europeo— a cambio de su rescate financiero. La resistencia de la coalición de Gobierno —formada por el conservador Nueva Democracia, el Pasok e Izquierda Democrática— a ampliar la investigación ha levantado la sospecha de que, después de haber encontrado una cabeza de turco, todo seguirá igual en los manejos del poder.