Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Santos pide a las FARC más ritmo en las conversaciones de paz

La tercera ronda de conversaciones empieza en La Habana

Esta semana termina el cese al fuego anunciado por las FARC en noviembre

El líder de los delegados de la guerrilla Luciano Marín (2-i), alias "Ivan Márquez", lee un comunicado hoy lunes.
El líder de los delegados de la guerrilla Luciano Marín (2-i), alias "Ivan Márquez", lee un comunicado hoy lunes. EFE

Horas antes de que se iniciara la tercera ronda de conversaciones entre el Gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC en Cuba, el presidente Juan Manuel Santos se reunió en Bogotá con su equipo negociador y pidió que a la etapa que comenzó este lunes se le inyecte un “nuevo ritmo”.

 Así lo hizo saber el jefe del equipo negociador Humberto de la Calle, antes de viajar a La Habana el domingo por la tarde, después de casi un mes de pausa en las negociaciones de paz con las FARC, que comenzaron el 19 de noviembre pasado. De la Calle aseguró que Santos “espera que pongamos estas conversaciones, ahora que estamos inaugurando las de este nuevo año, bajo la idea de un nuevo ritmo. Necesitamos más ritmo. Y yo quiero que eso les llegue a la opinión pública y también a las FARC. El Gobierno espera resultados”, dijo.

Los tiempos de la negociación del fin del conflicto con las FARC se han convertido en un tema trascendental desde que se conoció que Colombia intentaría por cuarta vez terminar una guerra que ya cumple medio siglo. El presidente Santos ha puesto como fecha límite para el fin del conflicto el mes de noviembre y su principal representante en La Habana lo ha reiterado varias veces. “Tenemos toda la voluntad para avanzar. Mantenemos la premisa, como fue la instrucción del presidente Santos, de que éste es un proceso que no se puede prolongar indefinidamente en el tiempo”, dijo De la Calle antes de partir a Cuba, donde se seguirá discutiendo el tema del desarrollo integral agrario, primer punto de una agenda pactada en agosto pasado.

De la Calle ha afirmado que su equipo trabajará sin pausa para avanzar en las conversaciones, pero que no hay plazos. “Sin tener plazos para cada uno de los temas de la agenda, no tenemos plazos para cada punto, somos en cambio conscientes de que es necesario avanzar sin pausa y los colombianos pueden tener la certeza de que así lo haremos a partir de mañana”, aseguró.

El optimismo moderado de De la Calle contrasta con lo dicho por Enrique Santos, hermano del presidente colombiano, que participó en la etapa exploratoria de este proceso de paz, así como lo declarado por el ministro del Interior Fernando Carrillo: ambos esperan que para Semana Santa estén listos los primeros acuerdos relacionados con el tema agrario, que se considera el epicentro del conflicto armado colombiano.

La reacción de las FARC ha sido de rechazo. Ya antes, frente a la presión del tiempo, el guerrillero Marco León Calarcá, que forma parte del equipo negociador de la guerrilla, dijo en una entrevista que las FARC no apuestan a “las fechas fatales”. “Nos atenemos a lo que acordamos. Ahí no hay meses, ahí se dice vamos a demorarnos el tiempo que sea necesario: si nos demoramos tres meses, excelente; si nos demoramos tres años, excelente. Nosotros no le apostamos a las fechas fatales”, dijo a inicios de diciembre.

Sin embargo, ayer, en el reinicio de las conversaciones, Iván Márquez, jefe negociador de las FARC y segundo del grupo guerrillero, respondió a Santos que estaban dispuestos a mejorar el ritmo de las negociaciones. “En lugar de tanta retórica empecemos con propuestas concretas para ver cómo avanzamos, nosotros queremos llegar pronto a un entendimiento”, dijo a la entrada del Palacio de Convenciones en La Habana.

En esta nueva etapa los equipos negociadores cuentan con los insumos que salieron del gran foro agrario que se realizó durante tres días de diciembre en Bogotá y donde participaron más de 3.000 colombianos representantes de 18 sectores de la sociedad civil. Este material está reunido en once libros que agrupan 546 propuestas compiladas por la ONU y la Universidad Nacional, organizadores del encuentro. A estos insumos se añaden otras 3.000 propuestas que los colombianos han registrado en una página web creada a instancias de este proceso de paz y otras recolectadas por el Congreso en diferentes regiones del país. No se ha hecho público en qué se ha avanzado con relación a este tema, solo que hay buen ambiente y que ya entraron a discutir asuntos de fondo.

Por lo pronto, esta semana termina el alto el fuego unilateral de dos meses que anunciaron las FARC al inicio de las conversaciones, un tema que ha sido fuertemente criticado por el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón. “Las FARC no cumplen nada nunca”, dijo Pinzón y denunció que esta guerrilla estaría subcontratando a bandas criminales, a delincuencia común y hasta a guerrilleros del Ejército de Liberación Nacional (ELN), para cometer atentados terroristas, a pesar de la tregua navideña.

El Ejército colombiano también ha manifestado que posiblemente, una vez finalice la tregua, se incrementará la violencia. Según el Centro de Recursos para Análisis del Conflicto, CERAC, durante la tregua navideña se registraron 14 acciones ofensivas de las FARC y 21 combates con las autoridades con un saldo de 31 muertos, de los cuales 25 fueron guerrilleros, 4 militares y un civil.

Un informe del diario El Tiempo señala que, en ese lapso, si bien hubo una disminución en un 80% de la violencia, el grupo guerrillero cometió al menos 10 actos terroristas en especial en el sur del país.