Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La transición se prepara en Cuba

Buena parte de las figuras del poder en Venezuela se encontraron en la isla para una cumbre que incluiría al propio Chávez

La noche del miércoles llegó a La Habana el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Diosdado Cabello, de quien se espera que visite al convaleciente Hugo Chávez, en un estado “delicado”, según las informaciones oficiales. Así, buena parte de las figuras del poder en Venezuela se encontraron en Cuba para una cumbre de facto que incluiría al propio presidente Chávez; al vicepresidente y sucesor designado por Chávez, Nicolás Maduro; al hermano del presidente, exembajador en La Habana y actual gobernador del Estado de Barinas, Adán Chávez; y al yerno del presidente y ministro de Ciencia y Tecnología, Jorge Arreaza, entre otros.

El inesperado viaje de Cabello —un visitante poco asiduo a Cuba, en comparación con otros jerarcas del chavismo— no fue la única sorpresa de la jornada. Maduro, que había anunciado su regreso a Caracas para el mismo día, permaneció en La Habana, donde se encontraba desde el 29 de diciembre al tanto de la evolución clínica de Chávez. El vicepresidente regresó el jueves a Venezuela.

Se da por descontado que la intempestiva reunión de Maduro y Cabello dio lugar a un acuerdo para la transición en el poder, avalado quizás por el presidente enfermo y sus aliados cubanos. Maduro fue designado heredero por Chávez. Pero Cabello, que por mucho tiempo pareció ostentar el favor de Chávez, surgió como una alternativa oficiosa en la lucha por el poder dentro del gobernante Partido Socialista Unificado de Venezuela (PSUV). Jefe de la facción desarrollista y tecnocrática del oficialismo —que sus detractores llaman “derecha endógena”—, bien podía mover los hilos para ubicarse como un líder necesario.

Todo indica que Maduro asumirá la sucesión pero dentro de una estructura colegiada de gobierno. Si el 10 de enero Chávez no jura su cargo, se activarían los protocolos constitucionales, que incluye el nombramiento del presidente de la Asamblea como presidente interino de la República mientras se realizan elecciones. Así, Cabello se aseguraría su acceso a una presidencia provisional de Venezuela, antes de que Maduro sea el candidato presidencial. Antes de esa fecha, el próximo sábado se debe instalar la Asamblea Nacional para su legislatura anual.