Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hillary Clinton sufre un desmayo y una conmoción cerebral

La secretaria de Estado se vio obligada a cancelar un viaje a Marruecos esta semana

La secretaria de Estado, Hillary clinton, durante una conferencia reciente.
La secretaria de Estado, Hillary clinton, durante una conferencia reciente. Getty Images

La secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, sufrió esta semana una conmoción cerebral al desmayarse. Según ha informado el Departamento de Estado, la jefa de la diplomacia estadounidense se encuentra descansando en su casa y no trabajará la próxima semana. Clinton se había visto afectada en los últimos días por un virus estomacal que le obligó a cancelar su viaje a Marruecos, donde se celebraba un encuentro para estudiar los últimos desarrollos del conflicto sirio.

“La secretaria Clinton estaba deshidratada y se desmayó, por lo que sufrió una conmoción”, explica su asistente Philippe Reines en un comunicado. “Sigue recuperándose en casa y continuará siendo atendida regularmente por sus médicos”. Según Reines, los facultativos han sugerido que trabaje desde casa la próxima semana hasta su recuperación.

Clinton, de 65 años, tenía programada el miércoles día 19 una comparecencia ante el Senado para testificar sobre el ataque al consulado estadounidense en Bengasi (Libia), ocurrido el pasado 11 de Septiembre, y que terminó con la vida de cuatro norteamericanos, entre ellos el embajador Chris Stevens. Según los medios estadounidenses, la secretaria no podrá asistir a esta audiencia, muy esperada por la polémica suscitada por las diferentes informaciones ofrecidas por la Casa Blanca, el Departamento de Estado y su embajadora ante la ONU, Susan Rice, y que despertaron importantes críticas por parte del Partido Republicano.

La secretaria de Estado enfermó al final de su viaje a Europa la semana pasada, cuando visitó Bélgica e Irlanda, y desde donde planeaba desplazarse a la conferencia sobre Siria en Marrakech. El departamento anunció entonces que Clinton debía regresar a Estados Unidos y cancelar su asistencia con motivo de “un virus estomacal”.

Pocos días después, la secretaria ofreció una entrevista en televisión en la que aseguró que no espera presentarse como candidata a la presidencia en 2016, a pesar de las continuas informaciones que aseguran que será la aspirante demócrata cuando termine el segundo mandato de Obama. Y aunque muchos han puesto en duda su candidatura precisamente por la edad -Clinton tendría 69 años- la secretaria niega que sea un factor en esa posible decisión: “Por suerte, toco madera, no solo gozo de buena salud, pero también tengo mucha energía y aguante”.

Se espera que el presidente Obama revele en las próximas semanas quién es su candidato a sustituir a la secretaria Clinton, que ya anunció que abandonaría su cargo al frente de la diplomacia estadounidense al terminar el primer mandato del presidente. La embajadora ante Naciones Unidas, Susan Rice, podía ser uno de los miembros de la Administración Obama considerados para reemplazar a Clinton, sin embargo, la embajadora anunció esta semana que renunciana a ser nominada para el cargo tras la “politización” de su trabajo por parte de los republicanos, tal y como afirmó en una carta a Obama, a raíz de la versión que ofreció de lo ocurrido en Bengasi, y por la que ha sido acusada de manipulación.