Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cadena perpetua a un exgeneral serbobosnio por Srebrenica

Tolimir participó a las órdenes de Mladic en el genocidio que costó la vida a 8.000 musulmanes

Tolimir (izquierda) se santigua al escuchar la sentencia.
Tolimir (izquierda) se santigua al escuchar la sentencia. AFP

Zdravko Tolimir, antiguo general serbobosnio y uno de los principales ayudantes de Ratko Mladic, su superior, durante la toma de Srebrenica, ha sido condenado a cadena perpetua por el genocidio de musulmanes perpetrado en la ciudad bosnia en 1995. El Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) también le ha considerado culpable de crímenes de guerra y contra la humanidad por perseguir, aterrorizar y torturar a los civiles no serbios durante el peor episodio de violencia registrado en Europa desde la II Guerra Mundial. Se calcula que en Srebrenica perecieron cerca de 8.000 hombres adultos y adolescentes.

Los jueces han concluido, por mayoría, que la República Serbia de Bosnia (República Srpska) puso en marcha en 1992 una política destinada a expulsar al resto de las etnias de la región. Dos localidades en particular, Srebrenica y Zepa, fueron escogidas para “aterrorizar a sus residentes, musulmanes bosnios”. “El objetivo era echar a todos, civiles y militares, y anular toda esperanza de vida”, según el fallo. En su calidad de jefe del espionaje y la seguridad del Ejército serbobosnio, Tolimir recibía órdenes directas del exgeneral Ratko Mladic. “Tolimir, verdaderos ojos y manos de su jefe, formó una asociación criminal. No se distanció de las muertes ni protegió a los prisioneros de guerra. Al contrario, presentó a los musulmanes bosnios como seres humanos de menor valor, por su religión. Por eso es culpable de genocidio”, ha concluido Christoph Flügge, presidente de la sala.

Durante el juicio, la acusación sostuvo “la evidencia de que la separación de los serbios del resto de las etnias derivaría en la muerte de personas”. La fiscalía también aseguró que Tolimir ayudó a desarmar a los cascos azules de la ONU destacados en Bosnia en 1995. El acusado ha ejercido su propia defensa y se ha santiguado al conocer la magnitud de la pena.

“Mladic decidió si los habitantes musulmanes bosnios de los dos pueblos iban a morir o no. También organizó la separación de hombres y mujeres”, sigue la sentencia. Los jueces han dado por bueno, de nuevo por mayoría, el asesinato de varones musulmanes bosnios en Srebrenica en julio de 1995 por tropas comandadas por Tolimir. “Un recuento aproximado, y tirando por lo bajo, superaría los 6.000 hombres aniquilados. Los supervivientes han contado cosas atroces, como el caso de un niño de unos cinco años, tiroteado, que llamaba a su padre”, ha dicho Flügge.

Como otros fugitivos de los Balcanes, Tolimir disfrutó de privilegios hasta que el TPIY ordenó su arresto. En su caso, representó a Serbia ante la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OOSCE) tras los acuerdos de paz de Dayton, que pusieron fin a la guerra de Bosnia. Antes de colgar el uniforme en 1996, asesoró a Biljana Plavsic, expresidenta de la República Serbia de Bosnia, quien sería luego condenada a 11 años de cárcel por crímenes de guerra, en el mismo programa de limpieza étnica de las comunidades no serbias. Detenido en 2007 en la frontera entre Serbia y Bosnia, Tolimir ayudó asimismo a Mladic a ocultarse de la justicia. Los juicios contra Mladic y Karadzic por el genocidio de Srebrenica siguen su curso.