Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición egipcia pide el no en el referéndum constitucional

El frente opositor se decanta por evitar un boicoteo de la consulta, aunque pide garantías.

La comisión electoral anuncia que la consulta constitucional se celebrará en dos fases

Protestas durante la noche a favor y en contra de Morsi. ATLAS

El Frente de Salvación Nacional, la coalición que agrupa a las principales formaciones de la oposición egipcia, hizo pública este miércoles su decisión de apostar por el no en el referéndum constitucional. Ante el boicoteo de buena parte de la magistratura, encargada de supervisar la consulta prevista para este sábado, el Gobierno se está planteando añadir una segunda jornada de votación al proceso, que sería el día 22 de diciembre. Y es que la falta de acuerdo entre las principales instituciones ha añadido un halo de confusión a la profunda polarización política que experimenta el país árabe.

“Vamos a votar no”, declaró a la agencia Reuters Amro Musa, el ex secretario general de la Liga Árabe, y uno de los más prominentes miembros del Frente. Sin embargo, otro de los líderes de la coalición, el nasserista Hamdin Sabahi, no cerró del todo la puerta a un posible boicoteo de la consulta si no se cumplen una serie de condiciones, entre ellas la supervisión del proceso por parte de los jueces, el anuncio inmediato de los resultados tras la votación, y la celebración del proceso en un solo día.

Según fuentes del Frente, en el seno del grupo hubo una fuerte división entre los partidarios de hacer campaña por el no y los de llamar a la abstención. De hecho, esta última es la opción por la que apuestan algunos grupos revolucionarios que no están integrados en una coalición que representa sobre todo a la oposición institucional. Sus diferencias son de tipo táctico, pues todos coinciden en rechazar un borrador constitucional que fue aprobado sólo con los votos de los representantes islamistas en la Asamblea Constitucional. De acuerdo con las organizaciones de derechos humanos, el texto no incluye suficientes garantías para la protección de las libertades individuales.

La división y la confusión en la escena política egipcia es tal, que tampoco el Ejército egipcio ha sido capaz de mantener un “diálogo nacional” fructífero para encontrar una salida negociada a una crisis que desató el presidente Mohamed Morsi al aprobar su controvertido decretazo, y que agravó forzando la aprobación acelerada de un borrador constitucional que no contaba con un consenso mínimo. El rais islamista ya intentó celebrar una reunión de esta naturaleza el pasado sábado, pero la práctica totalidad de las fuerzas opositoras declinó la invitación.

El ministro de Defensa, Abdel Fatá al Sisi, convocó el martes al presidente Morsi y a representantes del mundo político, social y cultural del país a participar en una reunión este miércoles. Tras un largo debate, el Frente Nacional Salvación anunció que en esta ocasión sí participaría en las conversaciones. Sin embargo, las Fuerzas Armadas se vieron obligadas a aplazar de forma indefinida el encuentro, puesto que buena parte de las personalidades y organizaciones convocadas no respondieron a la invitación.

A pesar de la cercanía del referéndum, una de las grandes incertidumbres que planea sobre la consulta es la supervisión de los jueces. Este miércoles por la mañana la televisión pública informó de que el Gobierno había decretado que el referéndum se celebrara en dos fases. La mitad de provincias, entre ellas las ciudades de El Cairo y Alejandría, votarán este sábado, como estaba previsto; la otra mitad, que incluye buena parte del Delta, lo harán el sábado siguiente, el día 22 de diciembre.

El cambio se debe a la falta de jueces para supervisar todas las mesa electorales. Según fuentes cercanas a la presidencia, al menos unos 9.000 de los cerca de 14.000 jueces egipcios ya han manifestado su disposición a monitorear la votación. No obstante, el Club de Jueces, muy hostil al Gobierno, aseegura que un 90% de los magistrados boicoteará el proceso. En las pasadas elecciones hubo mas de 12.000 colegios electorales. Mientras tanto, el miércoles se inició la votación para los residentes en el extranjero en las embajadas y consulados de Egipto.

Por otra parte, el joven activista Alber Saber fue el miércoles sentenciado a tres años de cárcel por un tribunal egipcio por haber colgado en su página de Facebook un vínculo del filme La inocencia de los musulmanes, que en septiembre desató una ola de protestas por considerar ofensivo hacia el profeta Mahoma. Amnistía Internacional ha calificado la sentencia de “escandalosa” en un caso que ha atraído gran atención internacional, y que ha puesto de manifiesto la doble vara de medir que aplican los tribunales en las demandas por ofensas a la religión.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >