Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CDU se dispone a encumbrar a Merkel como líder

El partido de la canciller prevé abrir la puerta a nuevas alianzas electorales

La canciller alemana Angela Merkel.
La canciller alemana Angela Merkel. AFP

La Unión Demócrata Cristiana (CDU) reelegirá este martes a Angela Merkel como presidenta del partido que gobierna Alemania. El Vigesimoquinto Congreso Federal Democristiano se perfila como una celebración de su líder, que hace dos años obtuvo el 90,4% de los votos. A nueve meses de las elecciones, la dirección de la CDU espera que sus 1.001 delegados en Hannover le brinden a Merkel un resultado superior al 90%.

Es previsible que lo obtenga en medio de larguísimas rondas de aplausos (los medios alemanes las cronometran) y tras algún debate mínimo con apariencia de controversia. Merkel disfruta de enorme popularidad entre los alemanes y es la principal baza democristiana para los comicios de septiembre, si no la única.

Las encuestas han insuflado confianza a los democristianos. Su secretario general, Hermann Gröhe, aclaró estos días que en el Congreso no se va a plantear un compromiso formal de la CDU con sus actuales socios en la coalición de centro-derecha que mantiene desde 2009. Si bien destaca los “muchos puntos en común” con los liberales, Gröhe abre la puerta a alianzas con el Partido Socialdemócrata (SPD) y con Los Verdes. La canciller dijo el domingo que ella tampoco pide el voto para la coalición, sino para “una CDU tan fuerte como sea posible”. El primer Gobierno de Merkel (2005-2009) fue una gran coalición con el SPD. En cuanto a Los Verdes, Merkel considera que su relación con ellos “se ha normalizado”. No obstante, cabe esperar que el martes utilice su discurso de reelección para atacar a ambos partidos, que ahora conforman la oposición.

Entre tan buenos augurios, el bloque democristiano aguanta algunas tensiones larvadas que podrían cristalizar el martes. Merkel se enfrenta a una rebelión femenina por dos flancos: el de la cuota de mujeres en los consejos de administración de las empresas, que ella rechaza, y el de las pensiones para las madres que dejaron su empleo para cuidar de sus hijos. La organización femenina del partido promueve que se aumente la jubilación a las mujeres con hijos nacidos antes de 1992. Según la norma actual, solo se mejoran las pensiones de las que han sido madres después de ese año. Las mujeres de la CDU quieren ventajas similares para quienes que hayan tenido más de un hijo antes de 1992.

Por otra parte, un grupo de diputados federales avanzó en verano con la propuesta de equiparar las uniones civiles entre personas del mismo sexo con los matrimonios a efectos fiscales. Merkel descartó este domingo que dichas uniones obtengan las jugosas ventajas de las que disfrutan en Alemania los matrimonios. La discusión está lejos de zanjarse, así que el secretario general Gröhe insiste en que la equiparación fiscal de las parejas del mismo sexo “no es el tema principal del congreso”.