Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los tribunales electorales revocan el triunfo de la nieta de Allende en Chile

Maya Fernández no reconoce una derrota en la comuna de Ñuñoa, donde disputa la alcaldía

Su partido recurrirá al Tribunal Calificador de Elecciones

Maya Fernández Allende (la segunda por la izquierda) participa en un acto de campaña el pasado 6 de noviembre.
Maya Fernández Allende (la segunda por la izquierda) participa en un acto de campaña el pasado 6 de noviembre. AP

Dieciséis días después de las elecciones municipales celebradas el 28 de octubre, los tribunales electorales de Santiago determinaron este martes que la socialista Maya Fernández, nieta del presidente Salvador Allende, no resultó electa en el municipio de Ñuñoa, y por una diferencia de 30 votos proclamaron ganador al alcalde en ejercicio, Pedro Sabat, del partido oficialista Renovación Nacional.

La batalla electoral en Ñuñoa, una localidad de clase media de la zona oriente de Santiago, ha sido el foco de atención de la ciudadanía y la clase política en estas dos semanas.

Según los resultados parciales del Servicio Electoral, Fernández había superado por 18 votos a Sabat. La misma noche de las municipales, el alcalde reconoció su probable derrota y llamó por teléfono a la socialista para desearle suerte. Ella, la única de los nietos de Allende que se ha dedicado a la política, celebró los resultados que la transformaban en alcaldesa electa. “Hicimos historia. A partir de hoy, tenemos una nueva Ñuñoa. Esto es gracias a ustedes, queridos vecinos”, escribió Fernández en la red social Twitter.

El triunfo de la bióloga y médico veterinario de 41 años fue una de las grandes sorpresas de la jornada: ni siquiera el Partido Socialista pensaba que era posible destronar a Sabat, que lidera Ñuñoa hace 16 años. Días después, sin embargo, Renovación Nacional llevó el caso al Tribunal Electoral Regional. Apelando a revertir el resultado, el partido solicitó el recuento de 61 mesas de votación. Los abogados, sobre todo, tenían la mirada puesta en la número tres de varones del Estadio Nacional, que no había sido contabilizada en los cómputos finales y que era favorable a Sabat. Según la versión de los socialistas, esa mesa debía permanecer anulada: acusaron “inconsistencias” entre el número de firmas en el padrón con el total de votos registrados.

El tribunal electoral decidió revisar 29 mesas y, según el recuento, realizado el viernes pasado, el alcalde obtuvo 13 votos más que la nieta de Allende. Él, exultante, celebró lanzándose con ropa a la pileta de la principal plaza de Ñuñoa.

Las diligencias judiciales del Partido Socialista no impidieron que el triunfo de Sabat fuera ratificado este martes por una diferencia oficial de 30 sufragios. Los abogados de la colectividad, sin embargo, no se resignan y han presentado de inmediato un recurso de apelación. El objetivo es que el Tribunal Calificador de Elecciones, el máximo órgano competente, dirima la disputa de Ñuñoa en los próximos días. El equipo jurídico no descarta, incluso, solicitar que se revise la legalidad del proceso desde el punto de vista constitucional.

Fernández ha mantenido una reunión con los abogados y principales dirigentes socialistas en la residencia de su tía, la senadora Isabel Allende. Después de salir del encuentro, entrevistada por le Televisión Nacional de Chile, no reconoció una victoria de Sabat: “Los abogados todavía están trabajando en el fallo (…) Yo quiero esperar a tener todos los antecedentes para realizar una declaración más completa. Ñuñoa se lo merece”.