Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PROTESTAS EN ARGENTINA

Los organizadores de las movilizaciones

Militantes de derecha y sin identificación partidaria organizaron las marchas, en las que también hicieron proselitismo dirigentes de casi toda la fragmentada oposición

Una imagen de la protesta en Buenos Aires.
Una imagen de la protesta en Buenos Aires. LatinContent/Getty Images

No fueron los partidos políticos opositores al Gobierno de la peronista Cristina Fernández de Kirchner los que organizaron las masivas movilizaciones del pasado jueves en diversas ciudades de Argentina, pero sí algunos de sus miembros. Entre los alrededor de 50 promotores de la manifestación del 8N hay ciudadanos antikirchneristas con fuerte presencia en Internet, con páginas web, blogs o perfiles en redes sociales como Twitter y Facebook, algunos con militancia en determinados partidos de derecha o centroderecha y otros sin ninguna identificación política. Además, varios dirigentes de la fragmentada oposición participaron de la protesta y, aunque dijeron que lo hacían como ciudadanos comunes, algunos aprovecharon para hacer proselitismo.

Los organizadores del 8N, cuya mayoría ha preferido mantenerse en el anonimato, comenzaron a encontrarse a partir de un cacerolazo que ocurrió en junio en la intersección de las avenidas de Santa Fe y Callao, en el aristocrático Barrio Norte de Buenos Aires. Desde entonces se reúnen en pequeños grupos en casa de algunos de ellos. Así fue que lanzaron en Internet la convocatoria de las manifestaciones del 13 de septiembre, que fueron más masivas que la de junio, y del pasado jueves, que ha sido aún más amplia, inclusive en lo ideológico, pues participaron políticos vinculados a la centroizquierda y la izquierda.

Quien determinó la fecha del 8N para la protesta fue el administrador de la página web Yo no voté a la Kretina y Usted?. Entre los más de 40 perfiles de Facebook que convocaron a las manifestaciones figura El Anti K, con 47.428 adherentes y dirigida por una pareja de un abogado y una contable sin militancia política. "La cibermilitancia es muy valorada hoy. Nosotros hacemos política, pero no somos como los militantes de los partidos. Ellos son fanáticos. Yo no me caso con nadie", decía la contable Mariana Torres al periódico La Nación. Otros perfiles de Facebook activos en el 8N han sido la ONG Salvemos a Argentina y El Cipayo, con 44.009 seguidores y que cuenta entre sus colaboradores a Luciano Bugallo, un joven vinculado a la Sociedad Rural (colectivo de grandes terratenientes) y a la conservadora Propuesta Republicana (PRO), que gobierna Buenos Aires de la mano del exempresario Mauricio Macri. Otros organizadores han sido el perfil de Twitter @marcepcsolution, la red de abogados Será Justicia y el blog Argentinos Indignados. Este sitio es administrado por Jorge Sonnante, un teólogo de relación fluida con dirigentes de la debilitada Coalición Cívica (CC), de la diputada Elisa Carrió, según un informe de asesores del senador kirchnerista Aníbal Fernández.

Macri hizo propagando convocando al 8N, aunque aclaraba que no había que ir con los colores partidarios sino con la bandera argentina. Varios de sus altos funcionarios marcharon y a su alrededor se repartían banderas celestes y blancas, camisetas y volantes propagandísticos. Su nueva aliada Patricia Bullrich, diputada del pequeño partido Unión por Todos (UPT), distribuías banderas con las consignas de “libertad” y “seguridad”. Dirigentes del peronismo antikirchnerista se paseaban en un camión con el eslogan “No tenemos miedo”. El trotskista Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST) también repartía volantes. Además marcharon algunos políticos de la CC, del Frente Amplio Progresista (FAP), cuyo líder, el socialista Hermes Binner, resultó segundo en las elecciones presidenciales de 2011, y hasta del partido ultraderechista Nuevo Triunfo. La Unión Cívica Radical (UCR), tercera en 2011, apoyó la protesta, pero sus dirigentes no marcharon.

El senador kirchnerista Fernández dijo que la organización de las marchas había sido financiada por la Sociedad Rural y diversas fundaciones lideradas por dirigentes del PRO. “El único objetivo es la defensa de los derechos del Grupo Clarín, que incentiva y genera todo este tipo de acciones”, aludió Aníbal Fernández al principal conglomerado de medios de comunicación de Argentina, enfrentado al kirchnerismo. Los asesores del senador identificaron a ignotos organizadores como un excapitán de la Armada, una periodista y a militantes de la Fundación Libertad y Progreso (entre sus directivos figura el exradical Ricardo López Murphy), el pequeño Partido Liberal Libertario y la UPT. Seguramente estos organizadores no imaginaban la inmensa convocatoria que lograrían, aunque la duda está en qué políticos lograrán capitalizar el descontento con el Gobierno de Fernández.