Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Clinton hace campaña en Ohio en lugar de Obama

El presidente ha cancelado sus apariciones por la llegada del huracán Sandy

Bill Clinton, en Youngstown.
Bill Clinton, en Youngstown. AP

A pesar de la inminente llegada del huracán Sandy a la costa este de Estados Unidos, el expresidente Bill Clinton y el vicepresidente Joe Biden mantuvieron este lunes un acto de campaña en Ohio al que en un principio debería haber acudido el propio presidente. Barack Obama, sin embargo, se quedó en Washington para controlar el avance de la tormenta. Biden y Clinton, ante los electores, tuvieron duras palabras para el candidato republicano, Mitt Romney, al que acusaron de mentir sobre los planes de la empresa automotriz Chrysler de externalizar puestos de trabajo a China.

Obama se ausentó de dos actos que en realidad deberían haber sido dos mano a mano entre dos presidentes: él mismo y Clinton, alguien extremadamente popular entre el electorado. Pero el presidente canceló su aparición en Orlando, Florida, y dejó allí que Clinton protagonizara el mitin en solitario. Obama se ausentó también de otro acto aquí en Youngstown, pero envió a Biden, para que apareciera junto a Clinton en su lugar. “Di mi discurso en Orlando y luego volé por los contornos de esta tormenta para estar aquí con el vicepresidente Biden”, dijo Clinton en Ohio.

“Ya sé que esperaban al presidente de verdad, el presidente de ahora”, dijo Biden. “Pero deben saber que está cumpliendo con el deber de un presidente”. De fondo: el hecho de que el candidato republicano mantuviera ayer lunes dos mítines, uno en Iowa y otro en Ohio, justo cuando el grueso de la tormenta se acercaba a la costa este del país. Electoralmente, todo se reduce ahora a un puñado de Estados decisivos, y Ohio es casi imprescindible para Romney.

En total, unas 4.800 personas se agolpaban en un estadio abarrotado por ver más a Clinton que a Biden. El expresidente levanta pasiones entre los demócratas y admiración entre los electores en general. “Es fascinante”, diría Jerry Solitro, de 63 años, tras el mitin, como si saliera de ver a su estrella favorita en concierto. “Soy un fan de Clinton. Hizo un gran trabajo como presidente. Aquellos eran buenos años. El país estaba en paz, la economía era buena, no había déficit”.

“Os tenéis que conformar conmigo, porque Hillary tiene uno de los puestos en la administración que no te permiten hacer campaña”, bromeó posteriormente Clinton. Es cierto que su mujer, la secretaria de Estado, no puede hacer campaña, como no pueden hacerla el jefe del Pentágono o el fiscal general.

“Clinton es mucho más carismático que Obama”, opinaba después Jim Hoover, un bombero de 44 años. “Obama es más pragmático, más reservado. No es tan articulado como Clinton. Pero es que ¿quién puede ser tan carismático como Clinton?”.

El expresidente sabe ponerse en el bolsillo a la multitud, con expresiones que un presidente en activo como Obama no se podría permitir. “Eso es el mayor montón de basura que existe en el mundo”, dijo el expresidente, en referencia a un nuevo anuncio de la campaña de Romney en el que se asegura que la empresa Chrysler está externalizando la producción de coches Jeep a China. En realidad, no se reduce la producción de Jeep en EE UU. Lo que  se hace es añadir una planta en China para aumentar la producción y las ventas en el continente asiático.

“El presidente me ha dicho que de todas las cosas que dice Romney, la de Jeep es la que más le ha herido”, dijo Clinton. “Me dijo que cuando no tenía nada de dinero y era joven, el primer coche que compró, a los 30 años, fue un Jeep. Me dijo que nunca movería la producción de Jeep a China... Ahora resulta que Jeep hace tanto dinero aquí que van a abrir una nueva planta en China”.

Biden, que aspira a tener esa misma conexión desenfadada y directa con los votantes, no se quedó atrás. No decepcionó a sus admiradores demócratas con los giros retóricos de su discurso. “Este tipo, Romney, hace más piruetas que una bailarina. Esas afirmaciones son absoluta y patentemente falsas”, dijo el vicepresidente. “Es que no tiene vergüenza? En serio. Romney es capaz de decir cualquier cosa para ganar. Pero no puede huir de la verdad. No puede huir de aquello que dijo en 2008 de que Detroit debería quebrar”.

Jeep, Detroit y la exportación de empleos a China son asuntos cruciales en esta parte de Ohio, donde muchos empleados trabajan en plantas automotrices. Esos trabajadores suelen favorecer electoralmente a los demócratas. Aprovechando el momento, los voluntarios de la campaña de Obama esperaban a los asistentes al mitin a las puertas de este centro de convenciones, para pedirles que acudieran a votar cuanto antes, ya que las urnas para el voto por adelantado ya están abiertas.

Más información