Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los aliados del chavismo en América Latina reciben aliviados su victoria

Los líderes sudamericanos reciben sin sobresaltos la cuarta elección del presidente venezolano

Simpatizantes de Hugo Chávez celebran su victoria en Caracas.
Simpatizantes de Hugo Chávez celebran su victoria en Caracas. AFP

Los grandes aliados del presidente Hugo Chávez en América Latina se mostraron tan rápidos en felicitar a Chávez como en arrimar el ascua a su sardina y hacer lecturas en clave interna. Nada más conocerse los resultados, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, envió un mensaje en Twitter a sus 544.000 seguidores en el que ya convocaba a su gente para las elecciones presidenciales del próximo 17 de febrero: “A prepararnos para una victoria aún mejor en Febrero. Que viva la Revolución Ciudadana! Hasta la victoria siempre!” Aunque en Ecuador la oposición se encuentra mucho más fragmentada que en Venezuela y hoy por hoy Correa parece el claro favorito, la victoria de Chávez se mira como un gran revulsivo entre sus filas.

Correa, que mantiene relaciones muy tensas con los diarios más críticos de su país, aprovechó la victoria de Chávez para lanzar una andanada contra los medios que hablaban de una posible derrota de Chávez: “Nuevamente se derrumban las mentiras de los de siempre! Ahora vendrán por nosotros. Estaremos preparados. Venceremos!”. A la mañana siguiente insistió: “Maravilloso triunfo popular en Venezuela. Recuerdan que ‘prensa libre e independiente’ nos hablaba de ‘empate técnico’? Prohibido Olvidar!”. “O nuestros pueblos están desquiciados y votan por los "dictadores", "autoritarios", etc., etc., o una vez más se derrumban sus mentiras!”. Y en seguida, volvió a la lectura en clave interna: “Adelante, compa Chávez. Toda Latinoamérica está contigo y con nuestra querida Venezuela, cuna del Libertador! Próxima batalla: Ecuador!!!”.

En Argentina, la presidenta Cristina Fernández, que atraviesa duros momentos en su país tras la protestas contra su política mediante cacerolazos, aprovechó también la victoria de Chávez para hacerla suya. En cuanto se conoció el resultado, tuiteó a sus más de 1.348.000 seguidores: “Acabo de hablar con el Presidente Chávez, mucha emoción”. “Tu victoria también es la nuestra. La de América del Sur y el Caribe. Fuerza Hugo! Fuerza Venezuela! Fuerza Mercosur y Unasur!”.

La victoria de Chávez podría afianzar en la presidenta su intención de reformar la Constitución –tal como hizo Chávez— para postularse por tercera vez a la presidencia del país. También podría sentirse más legitimada en su lucha contra el Grupo Clarín, tal como en su día hizo Chávez con el canal de televisión RCTV.

En Cuba, Raúl Castro, también respiró tranquilo. El petróleo que Chávez envía a la isla seguirá fluyendo y los cerca de 30.000 médicos cubanos que trabajan en los barrios más pobres de Venezuela continuarán desempeñando su labor. "En nombre del Gobierno y el pueblo de Cuba, te felicito por este histórico triunfo, que demuestra la fortaleza de la Revolución Bolivariana y su incuestionable respaldo popular", escribió Raúl Castro en los medios locales.

Pero no solo fueron los aliados evidentes de Chávez quienes respiraron tranquilos. El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, quien acaba de someterse a una operación a causa de un cáncer, lleva dos días sin escribir en Twitter, pero fuentes de su Administración indicaron que la continuidad de Chávez le viene muy bien al proceso de negociaciones con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que se iniciará dentro de una semana en Noruega. “La ascendencia de Chávez con la FARC no la tiene nadie”, indicó una fuente próxima a las negociaciones. “Hay muchos guerrilleros colombianos viviendo en Venezuela. El propio Iván Márquez, que estará presente en la mesa de negociación, vive allí. [Henrique] Capriles nos había prometido que él iba a continuar apoyando el proceso, tal como lo ha hecho Chávez. Pero es evidente que Capriles no tiene tanta influencia como Chávez. Desde ese punto de vista, la gente en Colombia habrá respirado tranquila“.

En cuanto a Brasil, las relaciones seguirán siendo como hasta ahora. Ya eran buenas con Lula da Sila, con quien Chávez encontró siempre cierta afinidad personal, y continuaron siéndolas con Dilma Roussef. El apoyo de Roussef el pasado julio a la incorporación de Venezuela en el Mercosur ha resultado determinante para Hugo Chávez.