Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de 150 arrestos en el aniversario de Ocupa Wall Street

Los indignados norteamericanos demuestran menos fuerza que hace un año, mientras tratan de rodear el edificio de la bolsa neoyorquina

Una pálida sombra de lo que fue hace un año, el movimiento Ocupa Wall Street ha dado muestras de debilidad en los actos convocados para conmemorar su primer aniversario en Estados Unidos. Unos 600 manifestantes se concentraron este lunes en diversos puntos del distrito financiero de Nueva York, donde hace un año miles de personas tomaron la plaza de Zuccotti, a la que bautizaron como Liberty Plaza. Ha habido al menos 150 arrestos, según la policía neoyorquina, y la intención manifiesta de crear una muralla humana que rodeara el edificio de la bolsa ha quedado en un mero intento.

Hace un año, los indignados norteamericanos se manifestaban a miles. Producían manifiestos, e ideas, a un ritmo febril. Aspiraban a cambiar el mundo con un idealismo reminiscente del mayo francés de 1968. Las concentraciones de Nueva York se tradujeron en una acampada en Manhattan y se extendieron a otras ciudades, entre ellas Washington, la capital de EE UU. Ninguna propuesta clara surgió de aquellos orígenes. La plaza de Zucotti fue limpiada por la policía en menos de dos meses. En un año, Occupy Wall Street no se ha infiltrado en los rangos de la política, ni ha tomado parte en el debate electoral en temporada de comicios presidenciales y legislativos.

Este lunes el movimiento esperaba despertar a EE UU con una gran ocupación de las grandes sedes financieras de Wall Street. En un panfleto en el que llamaba a la acción, Ocupa Wall Street proponía 99 minirevoluciones, tomas espontáneas de las entradas de los rascacielos de edificios de bancos como JP Morgan Chase o Citibank. EE UU, sin embargo, se despertó con otras noticias -electorales- en las pantallas de televisión, dado el poco fuelle de esas protestas, que quedaron diluidas en un débil seguimiento. La policía local había fortificado Wall Street, y efectuó un elevado número de arrestos.

Los centenares de manifestantes concentrados protestaron contra un sistema económico al que acusan de corrupto e injusto, y rescataron su lema más emblemático, aquel de “somos el 99%”. Se hicieron acompañar por algunas bandas musicales que tocaron la melodía de la canción Cumpleaños feliz. Los arrestos obedecen, en su mayoría, a alteración del orden público, según las fuentes policiales. En su mayoría se produjeron cuando los manifestantes trataron de acercarse al edificio de la bolsa.

Renunciando a formar parte de un sistema al que quiere cambiar, ese movimiento, en su mayoría juvenil, ha quedado como una protesta marginal ampliamente ignorada por el statu quo político y los medios generalistas norteamericanos. Renunció a otorgarse unos líderes, y sus asambleas perdieron en fuerza y en frecuencia. En Washington, el campamento que erigió el movimiento en la avenida de Pensilvania, entre el Capitolio y la Casa Blanca, acabó por convertirse en un refugio para personas sin hogar, antes de que lo dispersara la policía.

Más información