ELECCIONES EE UU 2012

Las políticas de Obama ganan apoyos entre los votantes de cara a noviembre

Son los mejores datos de respaldo a la gestión económica del presidente desde abril de 2010

El presidente Obama, en los jardines de la Casa Blanca este miércoles.
El presidente Obama, en los jardines de la Casa Blanca este miércoles.MANDEL NGAN / AFP

Los norteamericanos se muestran cada vez más optimistas con el avance de la economía, según una encuesta reciente, demostrando un mayor apoyo a la gestión económica del presidente. Otros sondeos adelantados este miércoles, a menos de dos meses de las elecciones, revelan también la popularidad de normas tan controvertidas como la reforma sanitaria.

El 39% de los ciudadanos norteamericanos considera que el país avanza en la dirección correcta, mientras que un 55% todavía afirma lo contrario. A pesar de la amplia diferencia entre unos y otros, la encuesta, elaborada por la organización Ipsos, muestra un aumento del 8% entre los más optimistas en comparación con datos del 31 de agosto. Entonces, cuando todavía no se había celebrado la convención nacional del Partido Demócrata, un 64% afirmaba que Estados Unidos iba por el camino equivocado -el índice más negativo desde abril de 2010.

El sondeo de Ipsos fue realizado inmediatamente después de las convenciones y cuando los norteamericanos conocían además los últimos datos del paro, revelados el viernes 7 de septiembre. La leve recuperación, a pesar de que mantiene el desempleo por encima del 8%, no habría afectado como se esperaba a la opinión de los ciudadanos. “Es posible que estos datos demuestren que hay una mejora de las percepciones sobre el avance de la economía”, declaró una de las responsables de la encuesta, Julia Clark, a la agencia Reuters.

En cuanto a la intención de voto, según revelan los datos, un 48% de los ciudadanos votaría por la reelección del presidente Obama, mientras que un 45% apoyaría a su rival, el candidato republicano, Mitt Romney. Esta diferencia de tres puntos coincide con los resultados de otras encuestas realizadas recientemente. Romney recibió un ligero impulso tras la celebración de la convención nacional en Tampa, mientras que Obama, gracias a apariciones como la de Michelle Obama o el discurso del expresidente Bill Clinton, habría recuperado más apoyos entre los ciudadanos.

Otro sondeo, elaborado en este caso por Gallup, indica que Obama cuenta con una ventaja de seis puntos (50%-44%) frente a Romney entre los norteamericanos que ya están registrados con uno u otro partido político para votar en noviembre, aunque esa diferencia se reduce a apenas un punto (por debajo del margen de error) cuando se pregunta a los ciudadanos que participarán con toda seguridad en las elecciones.

Los norteamericanos también apoyan cada vez más algunas de las políticas insignes del mandato de Obama, como es el caso de la reforma sanitaria. Según otro sondeo publicado por la revista National Journal, un 50% de los ciudadanos considera que la legislación “mejorará” la situación de los ciudadanos en general, frente a un 39% que opina lo contrario. La encuesta revela además que, según los estadounidenses, los más beneficiados serán los ciudadanos con menos recursos y aquellos que todavía no tienen seguro pero que podrán acceder a él gracias a los cambios introducidos por la reforma.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Parte de las críticas realizadas a la reforma, especialmente desde el Partido Republicano, se debió a la retirada de fondos millonarios del programa Medicare, que cubre los gastos médicos de millones de ciudadanos de la tercera edad, y que fueron destinados a Medicaid, para norteamericanos sin recursos. Mientras que Obama defiende que esos recortes, que ascendieron a 716.000 millones de dólares (unos 555.000 millones de euros), cumplían con el objetivo de mejorar la eficiencia del programa, los candidatos republicanos alegan durante la campaña que la reducción de fondos acabará con algunos de los servicios de los que disponen millones de jubilados. Sin embargo, los datos demuestran que esta opinión no coincide con la de la mayoría de los ciudadanos, ya que un 56% de los encuestados afirmó que la decisión de Obama “suponía un mejor uso de los fondos”, frente a un 33% que rechaza el cambio.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50