Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La juez militar atrasa cinco meses el inicio del consejo de guerra al soldado Manning

El acusado de sustraer 700.000 cables secretos de las redes del Pentágono lleva más de 800 días en detención prejudicial

El soldado Manning en una foto de una vista oral de marzo.
El soldado Manning en una foto de una vista oral de marzo. AFP

La juez que instruye el proceso judicial contra el soldado Bradley Manning, acusado de filtrar 700.000 documentos secretos al portal de revelación de secretos Wikileaks, ha retrasado la fecha del inicio de su consejo de guerra, del 20 de septiembre al 4 de febrero. La magistrada, la coronel Denise Lind, ha establecido la nueva fecha durante una vista oral en la base de Fuerte Meade, en Maryland. Manning, de 24 años, lleva más de 800 días en detención prejudicial.

Hasta la fecha, el soldado no ha prestado testimonio en sus vistas orales, que comenzaron el pasado mes de diciembre. Hoy, en la vista oral, la defensa ha avanzado que Manning podría testificar en otra comparecencia el 27 de noviembre, para hablar de los nueve meses que pasó en régimen de aislamiento en el centro de detención de Quantico, en Virginia, durante los cuales el soldado se quejó a través de una carta por supuesto trato abusivo y vejatorio.

El Ejército de Estados Unidos presentó 22 cargos contra Manning el pasado mes de marzo. Entre ellos, el más grave es el de asistencia al enemigo, o alta traición, por el que se le podría pedir la pena de muerte. Los fiscales, sin embargo, han avanzado que pedirán la cadena perpetua en su lugar. La defensa, compuesta por un letrado civil y dos militares de oficio, ha pedido que se sobresea el caso, alegando fallos en la cadena de mando e inestabilidad psicológica del acusado.

El 19 de agosto el fundador de Wikileaks, Julian Assange, pidió a la Administración de Barack Obama que ponga fin a su “caza de brujas” y deje en libertad al soldado Manning. Durante las vistas orales, la fiscalía militar ha aportado pruebas que demuestran que Assange y Manning estuvieron en contacto a través de chats de Internet durante los días en que se sustrajeron los documentos secretos de las redes el Pentágono. El Pentágono considera que esos informes acabaron en manos del grupo terrorista Al Qaeda y se usan para planear ataques contra EE UU.

 

Más información