Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una violenta protesta juvenil se salda con 16 policías heridos en Francia

Un centenar de individuos han disparado con postas contra los agentes en Amiens, al norte del país

François Hollande afirma que se utilizarán "todos los medios para combatir la violencia"

Un coche calcinado en un barrio de Amiens, al norte de Francia.
Un coche calcinado en un barrio de Amiens, al norte de Francia. AP

Unos violentos enfrentamientos entre jóvenes de los barrios populares de Amiens, en el norte de Francia, y las fuerzas policiales en la noche del lunes y la madrugada de hoy han dejado 16 agentes antidisturbios heridos e importantes daños materiales. Los disturbios se iniciaron el lunes tras un control policial durante la celebración de un entierro y las autoridades han abierto una investigación para esclarecer los hechos. El presidente de Francia, François Hollande, que este martes cumplió 100 días desde su llegada al poder, envió a su ministro del Interior, Manuel Valls, a la ciudad para decir “que el Estado movilizará todos sus medios para luchar contra esta violencia”. Amiens es un destino turístico por su centro histórico y cuenta con 140.000 habitantes.

Una violenta protesta juvenil se salda con 16 policías heridos en Francia

Un centenar de jóvenes de los barrios del norte de Amiens empezaron a enfrentarse a los agentes policiales sobre las nueve de la noche del lunes. Los grupos juveniles atacaron con tiros de postas, petardos y piedras, según la prefectura de policía de la región de Somme. Unos 150 agentes fueron movilizados y respondieron con gases lacrimógenos y con pelotas de goma sin dejar heridos. A pesar de la violencia de los choques no se ha registrado ninguna detención y el herido más grave permanecerá ingresado en el hospital durante un par de semanas.

El balance de los incidentes, que se prolongaron hasta las cuatro de la madrugada de hoy, deja un desolador panorama de tres edificios públicos parcialmente quemados (una escuela infantil, el comedor de un instituto y un gimnasio), una veintena de coches calcinados y unas 50 papeleras incendiadas. El alcalde de Amiens, el socialista Gilles Demailly, que calificó la noche de “muy violenta” en una zona donde los incidentes son frecuentes, estima que los daños materiales ascienden a “millones de euros”.

El ministro del Interior, Manuel Valls, fue recibido con abucheos a su llegada a la ciudad

El origen de los disturbios en este distrito deprimido de Amiens-Norte, donde viven 16.000 personas y que registra una tasa de paro cercana al 45% (se dispara a los dos tercios entre los jóvenes), ocurrió durante un control policial cuando se estaba celebrando una cena de duelo por la muerte de un joven de 20 años, fallecido el jueves en accidente de moto y enterrado el sábado. Los sindicatos policiales sostienen que unos agentes pidieron a un conductor que se detuviera y ante su rechazo le siguieron y fueron a detenerle. En el momento de pedirle la documentación, un grupo de unas 40 personas se enfrentó a los agentes y empezaron los choques violentos.

“No ha sido violencia gratuita, sino una violencia de ira porque no se ha respetado nuestro duelo y se nos ha tratado como a animales”, relató Sabrina Hadji, hermana del joven fallecido, a un canal de televisión. “Había mucha gente, estábamos comiendo tranquilamente y vino la policía a hacer un control de tráfico muy agresivo. No vinieron con buenos modales, entonces se formó un grupo y en dos segundos la cosa degeneró”, explicó. A continuación, aseguró, los policías empezaron a disparar. “Les decíamos ‘no disparen que hay niños’ y nos contestaron que a nuestros hijos los iban a enterrar”.

El presidente Hollande, que ayer visitó una comisaría del sur de Francia en la que trabajaban dos agentes muertas en acto de servicio el pasado junio, lanzó un mensaje de firmeza contra la delincuencia. La seguridad “no es solo una prioridad, sino una obligación” para el Estado, señaló desde Pierrefeu-du-Var y recordó su compromiso de dotar a los servicios de seguridad de más medios en el presupuesto de 2013. En alusión a Amiens insistió en que “el Estado movilizará todos sus medios para luchar contra todas esas violencias”.

El mismo mensaje trasladó el ministro del Interior, Manuel Valls, que se reunió por la tarde con responsables locales y vecinos y fue acogido en Amiens con abucheos. “No podemos admitir que hoy se utilicen armas de fuego contra las fuerzas del orden, es inaceptable”, recalcó.