Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hallados 14 cadáveres en una furgoneta en el norte de México

La fiscalía cree que se trata de un ajuste de cuentas entre carteles del narcotráfico

Forenses mexicanos retiran la furgoneta abandonada con 14 cadáveres en San Luis Potosí.
Forenses mexicanos retiran la furgoneta abandonada con 14 cadáveres en San Luis Potosí. EFE / Periódico Pulso

San Luis Potosí, un Estado en el noreste de México, ha entrado a la funesta lista de lugares donde los criminales abandonan cadáveres por montones. La madrugada de este jueves, hora mexicana, han sido localizados 14 cuerpos en una furgoneta aparcada cerca de una gasolinera en la carretera que conecta a la capital potosina con Zacatecas.

La Procuraduría (fiscalía) de San Luis Potosí informó de que alrededor de las cuatro de la madrugada la policía recibió un aviso sobre una furgoneta marca Mercedes Benz, color blanco y matrícula TP-55240 que fue abandonada en el kilómetro 12 de la carretera a Zacatecas. Al inspeccionar, las autoridades descubrieron los cuerpos. Se trata de 14 varones originarios del Estado de Coahuila, envuelto desde hace años en una cruenta pugna entre carteles del crimen organizado. Las víctimas habrían sido secuestradas allí y asesinadas en algún punto entre Zacatecas y San Luis Potosí. La Procuraduría General de la República investiga ya los hechos.

También este jueves, dos cadáveres han sido colgados de un puente peatonal en una de las principales avenidas de Monterrey (Estado de Nuevo León, norte de México) y siete personas han perdido la vida en un tiroteo en el Estado noroccidental de Sinaloa. El balance de víctimas de la violencia se sitúa así en 27 en menos de 24 horas, según algunos medios mexicanos.

En mayo pasado, en una carretera rural cercana a Guadalajara, Jalisco, los cuerpos descuartizados de 18 personas fueron encontrados en dos furgonetas. Seis meses antes, en noviembre de 2011, la capital jalisciense fue sacudida por la noticia de que 26 cadáveres habían sido abandonados en una céntrica glorieta conocida como los Arcos del Milenio. Estos macabros hechos se interpretaron como la venganza de Los Zetas por la matanza, el 20 de septiembre, de 35 personas, cuyos cuerpos fueron apilados a plena luz del día en una importante avenida en Boca del Río, Veracruz. Esas muertes fueron atribuidas a grupos ligados al cartel de Sinaloa.

Apenas la semana pasada, el Gobierno mexicano aseguraba que la tasa de homicidios comenzaba a descender después de un crecimiento año tras año. Las víctimas de la violencia rebasan los 55.000 desde que empezó el combate al narcotráfico, en diciembre de 2006.

El presidente, Felipe Calderón, dijo el 2 de agosto en una reunión del Consejo Nacional de Seguridad Pública que “por primera vez en varios años, la incidencia de los homicidios dolosos a nivel nacional está mostrando finalmente un decremento que es ya del 7% en el primer semestre de este año respecto del primer semestre del año pasado en todos los homicidios dolosos; y en el caso de homicidios presuntamente atribuibles a rivalidad delincuencial, la baja de homicidios es ya cercana al 15%”.

El caso de San Luis Potosí, donde se registró al mediodía una balacera en pleno centro de la capital, que lleva el mismo nombre que el Estado, ocurre en la misma semana en la que Acapulco, en la costa del Pacífico, ha registrado 25 asesinatos. Acapulco, donde esta semana murieron 25 personas, es uno de los focos más notables de violencia, entre los que destaca también Torreón, ciudad en Coahuila donde en julio hubo 86 asesinatos, poco menos de los 113 que se registraron en junio.