Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Romney hunde su imagen en Londres por criticar la seguridad de los Juegos

El candidato republicano asegura que la seguridad en Londres es "desconcertante"

Recibe críticas de los medios y los políticos de Reino Unido

El alcalde de Londres, Boris Johnson, responde a las críticas de Romney.

Buscaba mejorar sus credenciales en materia de política internacional. Es un viaje a Reino Unido, Israel y Polonia, a 100 días de las elecciones, con el que aspiraba a tener el mismo efecto que tuvo Barack Obama con una visita a Europa en 2008, antes de ganar la presidencia. Pero Mitt Romney ha tropezado consigo mismo, con unas declaraciones en las que ha puesto en entredicho las medidas de seguridad en los Juegos Olímpicos que comienzan este viernes en Londres. Su viaje, finalmente, le ha granjeado al candidato republicano duras críticas por parte de los políticos y los medios británicos, y ha hecho poco por presentarle como un estadista con contactos en la escena internacional.

“Resulta difícil saber cómo va a acabar saliendo todo”, dijo Romney el miércoles, el día del inicio de su visita a Reino Unido, a dos días de la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos, durante una entrevista en el canal televisivo norteamericano NBC. “Hay algunas cosas que resultan desconcertantes. Hay informaciones sobre una empresa de seguridad privada que no tiene suficientes empleados, y hay una supuesta huelga de los empleados de inmigración y aduanas. Eso no es algo que resulte muy alentador”.

Página del Sun:
Página del Sun: "Mitt el imbécil"

Eran duras palabras, viviendo de un candidato que se luce como una credencial electoral la forma en que gestionó y salvó de la bancarrota a los Juegos Olímpicos de Invierno de Salt Lake City, en 2002.

En Reino Unido, las palabras de Romney causaron perplejidad y provocaron una agria respuesta. El primer ministro Cameron recurrió a la ironía inglesa: “Estamos organizando los Juegos en una de las ciudades más ocupadas, más activas, más dinámicas que hay en el mundo. Por supuesto, es más fácil si organizas unos Juegos Olímpicos en medio de la nada”, en referencia Salt Lake City, capital del Estado de Utah.

El alcalde de Londres, Boris Johnson, que nunca ha tenido demasiados complejos al hablar en público, aprovechó un concierto el jueves en Hyde Park para responder al político estadounidense. “He oído que hay un tipo llamado Mitt Romney que quiere saber si estamos preparados para organizar los Juegos. Quiere saber si estamos preparados. ¿Estamos preparados? Sí, claro que lo estamos”, arengó al público.

Johnson culminó sus palabras con un comentario muy poco diplomático al asegurar que el equipo británico “va a ganar más medallas de oro, plata y bronce de las que hacen falta para pagar el rescate de Grecia y España juntas”.

Los medios británicos, sobre todo los más sensacionalistas, han respondido con indignación.

“¿Quién ha invitado al aguafiestas de Romney?”, se preguntaba el Daily Mail. “Mitt el imbécil”, titulaba el Sun. “El hombre de en medio de la nada”, aseguraba, en referencia a él, el más comedido Times de Londres.

Nada más lejos de la visita de Obama a Berlín en 2008, durante la cual habló entre vítores en el Tiergarten, y en la que llamó a los miles de concentrados a incrementar la cooperación trasatlántica para derrotar al terrorismo.

Después de presenciar la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos en Londres, Romney viajará a Israel el sábado. Allí le recibirá el primer ministro, Benjamin Netanyahu. Antes de regresar a EEUU, hará escala en Polonia, uno de los aliados más firmes de George W. Bush en la llamada guerra contra el terrorismo y en la operación militar iraquí.

Romney es conocido por sus salidas de guión en entrevistas y actos de campaña. En febrero dijo, en una entrevista en CNN: “No me preocupan los muy pobres”. Duras palabras, también, para un aspirante a la presidencia.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >