Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

José Andrés cocinará en la Casa Blanca para las esposas de los líderes del G-8

El chef se declara "orgulloso" de ver cómo Estados Unidos se involucra en la lucha contra el hambre

El Chef José Andrés.
El Chef José Andrés.

Ellos –y Angela Merkel- comerán mañana sábado en Camp David (Maryland) en un frugal almuerzo de trabajo. Ellas –y el esposo de Merkel, Joachim Sauer- verán sus estómagos mimados por las recetas culinarias del chef español José Andrés en los salones de la Casa Blanca.

Mientras el presidente Barack Obama y los líderes del G-8 –sin Vladímir Putin pero con su primer ministro- enfrentan la actualidad mundial a las afueras de Washington, la primera dama de Estados Unidos (también llamada FLOTUS por las siglas en inglés de Primera Dama), Michelle Obama, liderará la agenda de actividades para los cónyuges de los mandatarios de las siete economías más desarrolladas del mundo y Rusia.

“Me siento muy orgulloso”, declara Andrés. “No solo por cocinar”, ataja el chef español, “sino por ver cómo Estados Unidos se involucra cada día más en la lucha por erradicar el hambre del mundo”, apunta el hombre al que la revista TIME ha considerado una de las 100 personas más influyentes del planeta. Andrés acababa de abandonar la Cumbre Alimentaria que ha patrocinado EE UU junto a cuatro naciones africanas en Washington y conversaba con este periódico mientras se dirigía al famoso huerto de la Casa Blanca, ese con el que Michelle Obama inició al llegar a la residencia oficial su particular cruzada contra la obesidad.

Sin duda, las siete esposas y el marido de Merkel tendrán en su menú verduras y hortalizas de la huerta presidencial. Pero hasta ahí puede leer. El chef es una tumba y sabe que su discreción es la que le abre las puertas de la residencia presidencial. “El menú lo cuento cuando hayan comido”, bromea el cocinero que introdujo en EE UU el jamón ibérico.

José Andrés, 42 años, nombrado recientemente decano para Estudios del Centro Culinario Internacional, es un íntimo colaborador de FLOTUS en su campaña contra la obesidad infantil Let's Move. Asturiano de cuna y catalán de adopción, Andrés llegó a Estados Unidos hace 20 años con solo un puñado de dólares en el bolsillo tras haber pasado por el Bulli de Ferran Adriá. Su historia es la del sueño americano. Tras comienzos muy duros, hoy recolecta la huerta de los Obama para dar de comer a las mujeres de los ocho mandatarios más importantes del mundo.

Más información