Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Capturado uno de los generales del señor de la guerra ugandés Joseph Kony

Caesar Achellam fue detenido el sábado en una emboscada en la República Centroafricana

Caesar Achellam, en una foto tomada en septiembre de 2006.
Caesar Achellam, en una foto tomada en septiembre de 2006. REUTERS

El Ejército de Uganda, en colaboración con fuerzas estadounidenses, ha detenido en una emboscada en la vecina República Centroafricana a Caesar Achellam, uno de los generales y hombre fuerte del rebelde ugandés Joseph Kony, líder del Ejército de Resistencia del Señor (LRA, por sus siglas en inglés). La captura de Achellam se considera un paso hacia el apresamiento del militar, buscado por la Corte Penal Internacional (CPI) por crímenes contra la humanidad.

El general fue arrestado el sábado junto a otros 200 soldados rebeldes, integrantes del LRA, en la rivera del río Mbou, informaron fuentes militares al diario gubernamental ugandés New Vision. Una controvertida campaña de la ONG estadounidense Invisible Children, cuyo vídeo de sensibilización alcanzó visitas millonrios en Internet, ha sacado de nuevo a la luz los crímenes atribuidos a Kony. El líder guerrillero huyó en 2005 de Uganda para refugiarse en el sur de Sudán y viajar después a la República del Congo, donde se cree que puede esconderse ahora.

"La detención del general Caesar Achellam es un gran avance porque es un pez gordo", ha manifestado el portavoz del Ejército ugandés, Felix Kulaigye. "Su captura va a cambiar definitivamente la opinión dentro del LRA". La detención de este general, cerebro del reagrupamiento de la milicia en el norte de Uganda, podría llevar a la deserción de algunos de sus miembros.

"Desde cualquier ángulo que lo mires, la pérdida de Achellam es problemática para Kony y supone un empujón para su captura", ha señalado el analista Angelo Izama. El LRA de Kony es una guerrilla ugandesa, en teoría cristiana, que se comporta como una secta y se nutre del secuestro de niños en el norte de Uganda (más de 50.000 durante 20 años, según UNICEF).