Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puerto Rico quiere que todas las escuelas públicas sean bilingües en 2022

El gobernador republicano aspira a que en 10 años todas las clases se den en inglés

El gobernador de Puerto Rico, Luis Fortuño.
El gobernador de Puerto Rico, Luis Fortuño.

El Gobernador de Puerto Rico, el republicano Luis Fortuño, tiene la intención de que en 2022 todas las escuelas públicas impartan las clases en inglés. El dirigente, cuyo nombre se ha barajado como uno de los posibles candidatos conservadores a ocupar la Vicepresidencia de Estados Unidos, anunció su propósito a finales de abril durante el Debate sobre los Presupuestos y su secretario de Educación, Edwin Moreno, ha confirmado que el Gobierno está trabajando en un ambicioso programa educativo al respecto.

La propuesta de Fortuño se enmarca dentro de su plan para conseguir la anexión del país como el Estado 51 de la Unión y ha sido recibida con hostilidad por parte de los ciudadanos de una isla tradicionalmente recelosa del idioma anglosajón y que considera el español como una parte esencial de su identidad. La decisión del Gobernador se interpreta como un claro mensaje hacia sus correligionarios del Partido Republicano. Con ocasión de las primarias conservadoras en Puerto Rico, Mitt Romney, el candidato favorito a la nominación, comentó que el inglés debería ser el idioma oficial en todos los Estados de su país –EE UU no tiene ninguno-, aunque dejó claro que la lengua no podía servir como condición previa a la anexión de la isla.

La propuesta se enmarca dentro de su plan para conseguir la anexión del país como el Estado 51 de la Unión

Aunque el inglés es el idioma cooficial de Puerto Rico, el 71% de sus habitantes (2,8 de los casi cuatro millones que tiene el país) reconoce que no lo domina bien y que apenas lo habla, según el censo de EE UU. “La idea principal del programa es que los portorriqueños puedan comunicarse en inglés tan bien como lo hacen en español”, explicó Moreno a AP. De las 1.472 escuelas públicas de la isla, solo 12 son bilingües y 35 ofrecen algunas clases, educación física en general, en inglés. El Gobierno, de acuerdo con el secretario de Educación, ha destinado 15 millones de dólares para implantar el nuevo plan en 35 escuelas a partir del próximo mes de agosto.

Las asociaciones de profesores ya han mostrado su rechazo a las nuevas intenciones de Fortuño. “Nuestra prioridad debe ser enfatizar la educación en castellano que es nuestra lengua común. En el currículo ya está prevista la enseñanza del inglés, pero el idioma que debemos defender en Puerto Rico es el español”, explica por teléfono María Meléndez, vicepresidenta de la Federación de Profesores de Puerto Rico.

El 71% de sus habitantes (2,8 de los casi cuatro millones que tiene el país) reconoce que no que apenas habla el inglés

La enseñanza del inglés como segunda lengua es obligatoria en ese país desde preescolar. El sistema de enseñanza pública de Puerto Rico cuenta con 9.000 profesores para impartir un idioma que a principios del siglo pasado era en el que se daban todas las clases. Una práctica con la que acabó el gobernador Luis Muñoz Marín en 1948.

En el país, el inglés no se percibe como un idioma prioritario y los portorriqueños recelan de la implantación de la enseñanza bilingüe por considerarla que obedece a intereses políticos, señala Meléndez. Su opinión es ilustrativa de desconfianza de los habitantes de Puerto Rico hacia una futura incorporación a EE UU. Consideran que una posible anexión amenazaría su identidad apoyada, en buena parte, en el idioma castellano. En noviembre, Puerto Rico celebra un referéndum más sobre su incorporación a EE UU. Entonces se comprobará si los sondeos son acertados. Hasta ahora en ninguno de los anteriores se ha votado a favor de convertirse en el Estado 51.