Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
EUROPA CONVULSA

Merkel responde al resto de la UE que el ajuste fiscal es innegociable

La canciller replica en una entrevista a los movimientos para virar la política hacia el crecimiento

No cambiarán los principios básicos de la política financiera alemana en la UE, afirma

Angela Merkel, en un mitin el jueves.
Angela Merkel, en un mitin el jueves. REUTERS

La canciller Angela Merkel ha endurecido hoy el tono en la discusión sobre el Pacto Fiscal europeo rechazando de plano la posibilidad de renegociar el texto. Su portavoz Steffen Seibert ha declarado el viernes que “en la fase en la que se encuentra, es imposible renegociar o cambiar” su contenido. La canciller, por su parte, dice en una entrevista concedida al grupo de diarios WAZ que “no se puede volver a negociar” un documento que ya ha sido firmado por 25 socios de la Unión europea. Seibert recordó, además, que Portugal y Grecia ya han ratificado el pacto en sendas votaciones parlamentarias y que Irlanda tiene convocado un referendo a finales de mayo para que los ciudadanos se pronuncien sobre su contenido. Para el Gobierno alemán, el Pacto ya es intocable. El candidato socialista a las elecciones presidenciales francesas, Francois Hollande, había advertido el jueves de que “Alemania no puede decidir sola por todo el resto de Europa”.

El líder parlamentario de los socialdemócratas alemanes, Frank-Walter Steinmeier (SPD), ha acusado a la canciller de “provocar” innecesariamente al candidato con mayores visos de ganar en las presidenciales francesas el próximo día 6. La reacción de la democristiana Merkel (CDU) a las propuestas de Hollande ha sido, según el SPD, “políticamente poco inteligentes” y han estado “fuera de lugar. En declaraciones al diario muniqués Süddeutsche Zeitung, Steinmeier ha recordado a Merkel que, gane quien gane las elecciones, Alemania tendrá que colaborar estrechamente con el presidente de la segunda economía de la Eurozona. Los socialdemócratas destacan que, si bien es necesario observar la disciplina presupuestaria, ésta no puede ser la única respuesta a la crisis. Según ha dicho Steinmeier, el SPD defiende posiciones parecidas a las de Hollande. Recuerda las propuestas socialdemócratas “para promover el crecimiento” en Europa. Lo que propone Hollande “no es en absoluto diferente”.

Los medios conservadores alemanes, como el Frankfurter Allgemeine Zeitung, recogen las “puyas”. No obstante, el debate sobre el crecimiento y la creación de empleo en Europa ya se ha instalado en la política y en la prensa del país. El ministro de Exteriores del gobierno de centro-derecha de Merkel, el liberal Guido Westerwelle (FDP), también ha rechazado las peticiones de Hollande y ha defendido que “el Pacto fiscal es firme”. Pero también Westerwelle ha añadido que necesita completarse con “impulsos de crecimiento”. Lo mismo que Merkel y Hollande, Westerwelle propone los fondos estructurales europeos se inviertan en iniciativas que empujen la economía. Preguntado por si prefiera a Hollande o al candidato conservador y actual presidente Nicolas Sarkozy, Westerwelle ha replicado que “bien sabe dios que el pueblo francés sabrá elegir quién prefiere que lo dirija”.

Merkel ha declarado repetidas veces su preferencia por Sarkozy, más por cuestiones prácticas que por cercanía personal. La canciller ha mantenido las distancias respecto a Hollande desde que comenzó la campaña francesa. El presidente de los socialdemócratas alemanes Sigmar Grabriel, por el contrario, ha interpretado el éxito de Hollande en la primera vuelta como la “prueba de que la política de Merkel y Sarkozy no carece de alternativa”.