Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chávez vuelve a La Habana para someterse a radioterapia

El mandatario venezolano no da fecha de retorno y asegura que seguirá gobernando el país y el Ejército desde Cuba

Chávez, poco antes de tomar el avión hacia Cuba
Chávez, poco antes de tomar el avión hacia Cuba EFE

El presidente venezolano Hugo Chávez ha partido esta noche a La Habana, donde comenzará mañana un tratamiento de radioterapias para curar el cáncer que padece desde junio de 2011. Hace exactamente un mes, Chávez fue operado de un tumor de dos centímetros, que reapareció en el mismo lugar de su cuerpo donde hace ocho meses le fue extirpada una lesión maligna. Como ha ocurrido cada vez que viaja a Cuba, el presidente no ha informado cuándo regresará a Caracas. Pero sí ha dicho que se va “en plenas facultades para seguir gobernado al país y para seguir siendo el comandante en jefe de la Fuerza Armada”, aún desde Cuba.

 “Pido a Dios que todo salga bien. Voy a comenzar en las próximas horas la fase de radioterapia, como complemento a la cirugía que se me practicó hace apenas un mes”, ha declarado el presidente antes de subir al avión. Chávez fue diagnosticado de cáncer y operado de emergencia en dos oportunidades en junio del año pasado, durante una visita de Estado a Cuba. Desde entonces viaja periódicamente a la isla para continuar con su tratamiento y someterse a nuevos exámenes. Chávez se ha negado a revelar qué órganos de su cuerpo han sigo afectados por la enfermedad y cuál es la opinión de sus médicos respecto a su expectativa de vida, y en el Centro Centro de Investigaciones Médico Quirúrgicas (Cimeq), le guardan celosamente el secreto. El 20 de febrero pasado, Chávez informó que en uno de estos controles médicos le fue detectado un nuevo tumor. Tras la operación, que se realizó el día 26, se supo que esta lesión también era maligna.

 Antes de partir, Chávez ha informado a través de la estatal Venezolana de Televisión que este nuevo tratamiento con radioterapias tendrá una duración aproximada de cuatro a cinco semanas. Las primeras sesiones las recibirá en Cuba y aún está evaluando si continúa con el tratamiento en Caracas. “Vuelvo en pocos días”, le ha prometido a sus seguidores. “Ustedes deben saber que la radioterapia son varios días y luego viene un receso (…) Así que voy a estar yendo y viniendo”.

En cada uno de sus viajes, Chávez se ha negado a delegar los poderes presidenciales en su vicepresidente, Elías Jaua, como lo prevé la Constitución venezolana en caso de ausencia temporal del Presidente y como se lo exigido la oposición. En cambio, la mayoría oficialista en el Parlamento ha autorizado a Chávez a seguir gobernando desde La Habana, por el tiempo que sea necesario para su salud. Los partidos agrupados en la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) también critican a Chávez por mantener en secreto el estado de su enfermedad y por no confiar en los médicos de su país. A ellos, les ha dicho esta noche el presidente: “Fue allá donde me detectaron el cáncer (…) y he tomado la decisión de continuar mi tratamiento allá”.

A pesar de las informaciones extraoficiales acerca de la gravedad de su salud, Chávez ha insistido en que está en condiciones de competir en las elecciones presidenciales del 7 de octubre próxima, en las que aspira reelegirse a un tercer mandato consecutivo de seis años. Así lo dice cada vez que, como anoche, se despide de los venezolanos para seguir rumbo a La Habana: “Les prometo, una vez más: viviremos y venceremos”.