Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenados a cadena perpetua dos exdirigentes de Ruanda por genocidio

Mathieu Ngirumpatse y Edouard Karemera, de etnia hutu, dirigían el partido gubernamental, cuyo brazo juvenil cometió la mayoría de las atrocidades contra los tutsis

Matthieu Ngirumpatse, expresidente del partido hutu de Ruanda Movimiento Republicano Nacional para la Democracia y el Desarrollo
Matthieu Ngirumpatse, expresidente del partido hutu de Ruanda Movimiento Republicano Nacional para la Democracia y el Desarrollo AFP

El Tribunal Penal Internacional para Ruanda (TPIR) ha declarado culpables de genocidio y condenado hoy a cadena perpetua a dos dirigentes del antiguo partido gubernamental de Ruanda Movimiento Republicano Nacional para la Democracia y el Desarrollo (MRND), cuyo brazo juvenil, los Interahamwe, cometió la mayor parte de las matanzas de 1994.

Mathieu Ngirumpatse y Edouard Karemera, de etnia hutu, eran presidente y vicepresidente del MRND en la época del genocidio, y se habían declarado no culpables de todos los cargos. El tribunal ha condenado a cadena perpetua a ambos "por unanimidad", según ha anunciado el juez presidente, Dennis Byron, durante la lectura de la sentencia.

El veredicto considera que Ngirumpatse, de 72 años, y Karemera, de 60, formaban parte de una empresa criminal conjunta cuyo objetivo era destruir a la población de la comunidad tutsi. Aparte, los dos condenados, de etnia hutu tuvieron una "amplia responsabilidad" en las violaciones y agresiones sexuales perpetradas contra mujeres y niñas tutsis, "una consecuencia previsible de la empresa criminal conjunta".

Se calcula que alrededor de 800.000 personas, en su mayoría de la comunidad tutsi, aunque también numerosos hutus neutrales, fueron asesinadas durante los cien días que duraron las matanzas. El pasado mes de noviembre, el TPIR --con sede en Tanzania-- condenó a 15 años de cárcel al antiguo comandante del Ejército ruandés Gregoire Ndahimana por planificar la muerte de más de 2.000 refugiados tutsis en 1994.

Más información