Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La defensa cuestiona la estabilidad emocional del soldado Manning

Los abogados del soldado sostienen que Assange instigó el robo de documentos

Manning entra en el tribunal escoltado.
Manning entra en el tribunal escoltado. AP

La defensa empleó el segundo día de la vista preliminar del consejo de guerra contra el soldado Bradley Manning para retratarle como una persona con problemas sociales, psicológicos y de identidad sexual, y para poner en duda la investigación del Ejército en los días posteriores a que le delatara un hacker a quien confesó haber filtrado documentos a Wikileaks. Los abogados del soldado, además, defendieron que éste no pudo actuar en solitario, y que Wikileaks, y su creador, Julian Assange, no fueron solo receptores de la información, sino instigadores de la sustracción de documentos secretos.

Tal y como el propio Manning admitió en sus conversaciones con el hacker Adrian Lamo, antes de su detención, el soldado era una persona solitaria, impopular en su brigada, con la que fue destinado a Irak. Un grupo de agentes especiales del Comando de Investigaciones Criminales del Ejército acudió a Irak después de su arresto, registró sus ordenadores y en ellos encontró documentos sustraídos de redes secretas. Además, Manning tenía diversos folletos sobre problemas de identidad sexual. Uno de ellos, publicado en 1988, se titulaba Vuelo a la hipermasculinidad: transexuales en el Ejército. Según el agente Calder Robertson, especialista en delitos informáticos, que hizo copia del disco duro del ordenador personal del soldado, este creó un álter ego femenino en la Red, que se hacía llamar Breanna Manning.

En un inesperado giro respecto al primer día de juicio, la defensa empleó durante la vista de ayer la homosexualidad de Manning como una razón para el aislamiento que el soldado vivió durante sus meses en Irak. En 2010 aún estaba vigente la ley que prohibía a los gais servir abiertamente en el Ejército de EE UU.

La acusación evitó hacer referencia a todas esas circunstancias de la vida privada del soldado. En lugar de eso, los fiscales retrataron a Manning como un activista cibernético conectado a redes de hackers que robó abundante información y la trasladó de los ordenadores militares a su computadora personal.

 

Más información