Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Catorce años de prisión por intentar vender el escaño de Obama

El exgobernador del Estado de Illinois, el demócrata Rod Blagojevich, ha sido declarado culpable de 17 cargos

El exgobernador de Illinois, Rod Blagojevich, y su esposa (al fondo), hoy en Chicago.
El exgobernador de Illinois, Rod Blagojevich, y su esposa (al fondo), hoy en Chicago. AP

El exgobernador de Illinois Rod R. Blagojevich ha sido condenado a 14 años de prisión por los 17 cargos de los que fue declarado culpable en junio, tras intentar vender al mejor postor el escaño del Senado que Barack Obama dejó libre al ganar la presidencia en 2008. La fiscalía había pedido una condena de entre 15 y 20 años. Los abogados de la defensa se habían limitado a solicitar “la mínima sentencia posible”, según le dijeron al juez.

Blagojevich, demócrata, fue elegido gobernador en dos ocasiones, y llegó a Springfield (capital de Illinois) con la promesa de limpiar la corrupción que había carcomido el sistema político del Estado durante décadas. La victoria de Obama le brindó la oportunidad de nombrar a un sustituto para el nuevo presidente en el Senado federal, y entonces quedó al descubierto todo un entramado de corruptelas y sobornos.

Antes de recibir la condena, el exgobernador admitió su culpabilidad, algo que no había hecho hasta el momento. Siempre había mantenido con vehemencia que era inocente. Pero ante el juez, este miércoles, dijo: “No tengo a nadie que culpar más que a mí mismo por mi estupidez y por los actos, las palabras y las cosas que hice, y que pensé que podía hacer”. Si con aquel mea culpa’ buscaba ablandar al juez, no lo logró, porque sólo rebajó la petición de cárcel de los fiscales en un año.

Blagojevich debería estar en prisión hasta 2025 ó 2026. Su predecesor, el también exgobernador George Ryan, republicano, está cumpliendo una condena de 6 años y medio por otros cargos relacionados con corrupción. “Pisándole los talones a un gobernador corrupto, y con una campaña electoral en la que dijo querer acabar con las corruptelas, Blagojevich tomó posesión de su cargo e inmediatamente comenzó a conspirar con otros para obtener beneficios personales de la oficina del gobernador”, dijeron los fiscales en un documento presentado ante el juez.

El gobierno federal estaba espiando al gobernador en 2008, cuando este decidía a quién cederle el escaño de Obama. En varias conversaciones grabadas habló abiertamente del botín que esperaba: un ministerio en Washington, dinero para su campaña política o un trabajo bien pagado en el sector privado, por ejemplo. Finalmente, cuando se descubrió la trama corrupta, otorgó el escaño al abogado afroamericano Roland Burris, que ocupó el cargo menos de dos años.

A Blagojevich se le juzgó dos veces. En la primera, el juicio quedó anulado por la división del jurado popular sobre 23 de los 24 cargos en su contra. A la segunda ocasión, el pasado verano, se rebajaron los cargos a 20, y Blagojevich fue declarado culpable de 17 de ellos. La lectura de sentencia debería haberse producido en octubre, pero el juez la retrasó hasta este miércoles sin explicar por qué.

Más información