Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nuevo jefe de las FARC intenta movilizar a sus bases

Timochenko acusa al presidente Santos de mostrarse "amenazante y brutal"

Timochenko durante un discurso en 2008.
Timochenko durante un discurso en 2008.

Rodrigo Londoño Echeverri, Timochenko, el número uno de las FARC (Fuerzas Revolucionarias Armadas de Colombia), le envío un comunicado público al presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, en el que le califica de “fanfarrón”. “Eso de ostentar poder y mostrarse amenazante y brutal, no puede ganar las simpatías de nadie”, le dice. Por eso, lo invita a rectificar: “Así no es, Santos, así no es”.

En el mensaje además destaca de los “guerrilleros de base” su "heroísmo", su capacidad de lucha y los invita a continuar en la batalla. A juicio de varios analistas consultados por EL PAÍS, Timochenko busca darle una inyección de unidad y fortaleza a sus seguidores tras el contundente golpe que significó la baja en combate de Alfonso Cano, en las montañas del Cauca, al sur del país, el pasado 4 de noviembre.

Tras la caída de Cano, el Gobierno aprovechó todos los espacios para decirle a los guerrilleros que la única manera de evitar un destino similar es el de la desmovilización y la reincorporación a la vida civil. Consciente de este riesgo, Timochenko hace un recuento de las derrotas sufridas en casi medio siglo de insurgencia armada y escribe optimista: "En ese devenir, seguramente, se han presentado múltiples deserciones y traiciones. Pero no ha sido lo determinante. Son más y más los revolucionarios y cuadros convencidos".

El texto muestra, por otra parte, una inusual rapidez de las FARC: después de la muerte de Cano, en la noche del viernes 4, el sábado siguiente eligieron sucesor y apenas 15 días después hacen publico un parte oficial con abundante información y temas del día a día. Esto podría indicar que Timochenko está en un lugar con acceso a sistemas de comunicación, con tiempo para reflexionar y la logística necesaria para subir los mensajes a la red, al contrario de Cano a quienes miles de hombres del Ejército le hacían casi imposible el accesos a las comunicaciones. En voz baja, los servicios de inteligencia de Colombia aseguran que Timochenko está en Venezuela pero nadie se atreve a hacer esta afirmación oficial por el impacto que tendría en las relaciones bilaterales. De hecho, Santos irá en visita oficial a Caracas el próximo 28 de noviembre para encontrarse con Hugo Chávez a quien él llama "su nuevo mejor amigo".

Timochenko, pese a ser un experimentado guerrillero, apenas ocupó un mando medio en la jerarquía de las FARC. Accedió a su comandancia debido al vacío causado por los fuertes golpes que incluyen la muerte en combate de sus históricos Raúl Reyes, El Mono Jojoy y el propio Cano y la desaparición por causas naturales de Manuel Marulanda.

En el comunicado Timochenko pretende demostrar que estas bajas no afectan a la organización porque al fin y al cabo: “Todos tenemos que morirnos”.

El Gobierno de Santos cree que las FARC deben aceptar su derrota, rendirse y desmovilizarse, mientras que la guerrilla pretende negociar en igualdad de condiciones con el Estado. Con respecto a la presencia de la guerrilla en territorio venezolano, el presidente Santos ha apelado a la buena fe de su homologo venezolano: “Si Timochenko está en Venezuela, Chávez nos ayuda a capturarlo”.

Su declaración se produjo este lunes en Londres en donde se encuentra en una visita de Estado. El mandatario colombiano explicó su afirmación: “Con el presidente Chávez tenemos un acuerdo. Si nosotros tenemos pruebas de presencia de algunos de estos comandantes allá, y le damos las coordenadas, el inmediatamente actuaría y así será”.

 

 

Más información