Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
EUROPA CONVULSA

Merkel y Cameron enfrentan sus dos visiones sobre la crisis del euro

La canciller alemana y el primer ministro británico se reúnen en Berlín

Van Rompuy (derecha) conversa con David Cameron poco antes de la reunión en Bruselas.
Van Rompuy (derecha) conversa con David Cameron poco antes de la reunión en Bruselas. AFP

Angela Merkel y David Cameron intentarán resolver sus diferencias sobre la crisis que azota la zona euro en una reunión esta mañana en Berlín. Tanto la canciller alemana como el primer ministro británico han presionado para que la UE tome medidas que estabilicen la región. Pero mientras Berlín quiere una mayor integración, Londres afirma que debe haber salvaguardas para los Estados miembros que no comparten la divisa comunitaria.

La reunión se produce en uno de los peores momentos. Pese a los cambios de Gobierno en Grecia e Italia, la crisis de la deuda se extiende por la UE. Además, las declaraciones realizadas por un miembro de la CDU, el partido de Merkel, sobre que Europa "está hablando alemán" han enfurecido a los euroescépticos de Reino Unido, según la prensa británica.

Esta polémica es una señal más de la creciente mala sintonía entre Alemania y Reino Unido. La llamada tasa Tobin, que se aplica sobre las transacciones financieras, es uno de los últimos objetos de controversia. Vista por Berlín como una buena opción, el Gobierno británico la considera "completamente injustificada". Diputados de la CDU han reprochado a Londres no haber apoyado a Europa en su peor momento, el más grave desde la II Guerra Mundial, según Merkel.

Antes de viajar a Berlín, Cameron se ha reunido hoy con el presidente de la UE, Herman Van Rompuy, y el presidente de la Comisión, José Manuel Barroso, en Bruselas.

Merkel es partidaria de reformar el Tratado de la UE para imponer una disciplina fiscal al estilo alemán, a poder ser a los 27 miembros de la Unión y no solo a los 17 de la zona euro. "Los planes para cambiar el Tratado están ahora en un punto muy interesante y esperamos poder intercambiar impresiones con nuestros socios británicos", ha afirmado el diputado de la CDU Peter Altmaier a la agencia Reuters.

Pero la propuesta de Merkel disgusta a los conservadores británicos por dos razones: es insuficiente y supone ceder más soberanía a Bruselas.