Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EDITORIAL

Relevo asiático

La cumbre Asia-Pacífico propone un nuevo liderazgo mundial que deja fuera a Europa

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha sido el anfitrión de la cumbre del Foro de Cooperación Asia-Pacífico que comenzó ayer en Honolulú. La cita reviste particular importancia por la coyuntura internacional en la que se celebra, en la que contrasta la preocupación que embarga a las zonas económicas hasta ahora centrales con las cada vez más consolidadas expectativas de Asia. La crisis de la deuda soberana que amenaza al euro ha alcanzado a Italia, lo que supone un riesgo para la economía mundial y no solo para la europea.

Tras la reunión del G-20 que tuvo lugar en Cannes, y que estuvo marcada por la necesidad de corregir los errores pasados, ahora le ha tocado el turno a la región hacia la que se está desplazando el centro de la actividad económica y de los recursos globales, y en la que lo que cuentan son los nuevos proyectos. Esta atención al futuro es lo que Obama ha querido subrayar con su presencia en Honolulú, un nuevo signo de que Europa está perdiendo peso a favor de Asia. La Unión no está presente en esta cumbre como actor, y no solo a causa de su posición geográfica; no está presente porque los países asiáticos la han empezado a considerar como parte de los problemas a los que se enfrenta la economía mundial.

Entre los proyectos que pueden recibir un impulso decisivo en esta cumbre de Honolulú se encuentra la creación de una zona de libre comercio en la región. Japón parece dispuesto a la apertura de su economía, lo que podría facilitar que China y otras potencias asiáticas se involucren de manera decidida en la creación de este nuevo espacio. Si Europa continúa dudando acerca del camino a seguir, puede que el mundo que vaya a encontrarse a la salida de la crisis no sea ya el que existía en el momento de entrar. Asia habrá tomado el relevo del liderazgo mundial.