Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Israel responde a la Unesco y construirá 2.000 viviendas en territorio ocupado

El Gobierno de Netanyahu congela de forma temporal el envío de fondos a la Autoridad Palestina

Trabajadores en un nuevo edificio de viviendas en un barrio de Jerusalén. Ampliar foto
Trabajadores en un nuevo edificio de viviendas en un barrio de Jerusalén. EFE

La reacción de Israel a la admisión en la Unesco de Palestina como miembro de pleno derecho no se ha hecho esperar. El Gobierno israelí ha aprobado hoy acelerar la construcción de 2.000 nuevas viviendas en Jerusalén Este y en los asentamientos judíos de Maalé Adumim y Gush Etzion, situados en el territorio ocupado de Cisjordania.

La decisión ha sido adoptada en una reunión de los ocho ministros más relevantes del Ejecutivo, convocada por el primer ministro, Benjamin Netanyahu, para analizar la decisión de la UNESCO de ayer. Tanto Israel como su mayor aliado, Estados Unidos, rechazaron la iniciativa de la agencia de la ONU para la Educación, la Ciencia y la Cultura.

"Se trata de unas 2.000 viviendas en zonas que en cualquier acuerdo futuro de paz quedarán en manos de Israel", ha argumentado la Oficina del Primer Ministro israelí a través de un comunicado en el que también ha advertido que en una próxima reunión Israel adoptará "nuevas medidas".

Además, el Gobierno de Netanyahu ha decidido congelar de forma temporal el envío de fondos a la Autoridad Nacional Palestina, las tasas y aranceles que, en virtud de los Acuerdos de Oslo, recauda Israel para traspasarlos a la ANP. Una fuente oficial israelí, que ha hablado bajo condición de anonimato, ha destacado que la medida tiene carácter temporal hasta que se adopte una decisión final sobre la transferencia de los fondos, informa EFE. "No hay aún una decisión final sobre la transferencia del dinero, pero esa decisión podría adoptarse muy pronto", señala la fuente.

La fuente ha explicado que las medidas adoptadas por el Ejecutivo israelí responden al "rechazo palestino a regresar a las conversaciones de paz y en su lugar acudir a los organismos de la ONU para tomar medidas unilaterales". Otra de las medidas que podría estudiar Israel, de acuerdo a los medios locales- es la de retirar a los dirigentes palestinos sus pases exclusivos, que agilizan el cruce de fronteras y puestos militares de control.

Israel ya había advertido de que consideraría su cooperación con la UNESCO tras la integración palestina. Estados Unidos, principal donante de esta agencia de la ONU, anunció ayer el cese de su contribución económica. Tras conocerse la decisión de la UNESCO, Israel ya anunció que se replantearía su cooperación con la organización, ya que en su opinión este paso perjudica las posibilidades de alcanzar la paz en la región.