Batida del Ejército de Kenia para hallar a las cooperantes españolas secuestradas

Una de las mujeres es Montserrat Serra Ridao, natural de Palafrugell (Girona) Las cooperantes fueron asaltadas a unos 100 kilómetros de la frontera con Somalia Los autores son presuntos milicianos de Al Shabab, el grupo terrorista vinculado a Al Qaeda

Dos cooperantes españolas de Médicos Sin Fronteras (MSF) han sido secuestradas hoy en el campo de refugiados de Dadaab, en Kenia, a unos 100 kilómetros de la frontera con Somalia, según ha confirmado el comandante de la Policía de la Provincia Este, Leo Nyongesa. El portavoz ha señalado que las dos mujeres, una catalana y una madrileña, han sido capturadas por presuntos milicianos de Al Shabab, el grupo terrorista vinculado a Al Qaeda.  Una de las mujeres es Montserrat Serra Ridao, natural de Palafrugell (Girona). Aún no ha transcendido la identidad de la otra rehén. El Ejército y la policía de Kenia han montado una batida para intentar localizar a las dos españolas. Un portavoz de la Generalitat de Cataluña llegó a decir que las dos mujeres estaban localizadas y sanas en un campo de refugiados, invocando fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores, aunque este departamento ha negado que dicha información haya sido facilitada por ellos.

La joven de Palafrugell, de unos 40 años, es profesora de Tecnología del Instituto de Educación Secundaria (IES) El Pedró de l'Escala, donde había pedido un permiso de un año para llevar a cabo proyectos de cooperación, que anteriormente realizó en Yemen, han informado fuentes del instituto a Europa Press. El Ayuntamiento de Palafrugell, una localidad de 22.600 habitantes, ya ha convocado un pleno extraordinario y una concentración mañana a las 12.00.

Por su parte, El Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación ha indicado que el Gobierno está realizando "todas las acciones necesarias" para lograr la liberación de las dos cooperantes y ha destacado la necesidad de mantener  la "máxima discreción" para garantizar su seguridad y conseguir que sean liberadas pronto. El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, António Guterres, ha mostrado su consternación por el rapto. "Estas compañeras de MSF estaban trabajando para salvar vidas", ha comentado Guterres. "Es totalmente inaceptable que se hayan convertido en objetivo de un secuestro. Hago un llamamiento a los responsables para que permitan su regreso inmediato y seguro".

El grupo de secuestradores armados atacó un convoy de dos vehículos que circulaba entre los asentamientos de refugiados de Dadaab. Uno de los coches consiguió escapar, pero los atacantes dispararon en el cuello al conductor del otro vehículo y tomaron como rehenes a sus ocupantes. La policía keniana persigue ahora este coche, que se dirige hacia la frontera entre Kenia y Somalia. Soweto, residente en Dadaab, asegura que conoce a uno de los que iban en el coche que ha conseguido escapar. "Los dos coches venían desde Liboi hacia Dadaab cuando les han atacado. Eran tres hombres armados, creo que con rifles AK47".

El conductor herido durante el secuestro llega al hospital de Nairobi.
El conductor herido durante el secuestro llega al hospital de Nairobi. NOOR KHAMIS / REUTERS

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

"Varias personas armadas han atacado dos coches de MSF, han disparado a un conductor, que está en estado crítico, y han secuestrado a dos mujeres en un coche. Los coches eran de MSF España pero no sé de dónde eran las mujeres secuestradas", ha dicho por teléfono a este diario Aden, otro residente de Dadaab. "No sé de dónde eran los atacantes pero quizá de Somalia, porque es allí hacia donde se dirige el coche con los rehenes". Las autoridades del país africano también han enviado helicópteros en busca de las cooperantes.

Las mujeres son empleadas de logística, según ha dicho Médicos Sin Fronteras al Ministerio de Asuntos Exteriores. El ministerio ha señalado que la ONG ha informado ya a las familias y que el embajador y los servicios consulares ya han iniciado las gestiones para tratar de lograr la liberación. La organización no gubernamental,que no ha podido reestablecer el contacto con ellas por el momento, ha formado un grupo de crisis para tratar este incidente. "Condenamos enérgicamente este ataque", ha señalado José Antonio Bastos, presidente de la rama española de la ONG. "MSF está en contacto con todas las autoridades pertinentes y está haciendo todo lo posible para asegurar un regreso rápido y seguro de nuestras colegas. Mientras tanto, nuestros pensamientos están con ellas y con sus familias en estos momentos difíciles".

Secuestros en la frontera

En las últimas semanas, Kenia ha registrado varios secuestros de extranjeros en zonas cercanas a la frontera con Somalia, en guerra civil desde 1991.

Las ONU y agencias de Naciones Unidas que trabajan en Dadaab estaban en alerta y habían pedido a sus trabajadores máxima prudencia tras los secuestros en las últimas semanas de una mujer francesa y otra británica y el asesinato del marido de ésta en el archipiélago keniano de Lamu, situado muy cerca de la frontera con Somalia. MSF es la única organización que se desplaza sin seguridad propia en Dadaab.

En las últimas dos semanas se habían producido enfrentamientos entre milicias leales al gobierno somalí y el grupo rebelde islamista Al Shabab en la localidad somalí de Dobley, muy cerca de la frontera con Kenia y antes controlada por el gobierno somalí. Desde entonces, las autoridades kenianas habían reforzado la seguridad en varios puntos de la frontera y en particular en la ciudad de Liboi, a unos 8 kilómetros de la frontera y a unos 13 kilómetros de Dobley. En la actualidad, el ejército keniano cuenta incluso con helicópteros establecidos en Liboi que estarían persiguiendo a los secuestradores.

Aunque oficialmente la frontera entre Kenia y Somalia está cerrada, es posible cruzarla campo a través. Decenas de miles de refugiados somalíes la han cruzado a pie y en vehículos en los últimos meses y muy pocos lo han hecho a través del puesto fronterizo de Liboi, según el destacamento militar keniano establecido en la misma frontera confirmó in situ a EL PAÍS el pasado agosto.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50