Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Irán rechaza las acusaciones de EE UU de atentar contra el embajador saudí

Los servicios secretos iraníes estuvieron implicados en varios casos de asesinatos de disidentes en Europa

Irán se ha apresurado a rechazar las acusaciones de Washington que le vinculan con el intento de asesinar al embajador de Arabia Saudí en EE UU. La agencia oficial de noticias iraní, Irna, acusa al Gobierno norteamericano de “lanzar una nueva campaña de propaganda contra la República Islámica de Irán”.

Tras la revolución islámica de 1979, los servicios secretos iraníes estuvieron implicados en varios casos de asesinatos de disidentes en Europa. También se les responsabilizó del atentado contra la Embajada de EE UU en Beirut y el camión bomba contra el cuartel de los marine en esa misma ciudad, ambos en 1983. El último ataque terrorista con el que se les ha vinculado es la bomba contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) de Buenos Aires el 18 de julio de 1994, en el que murieron 85 personas y varios centenares resultaron heridas.

Sin embargo, con la llegada a la presidencia del reformista Mohamed Jatamí en 1997 dio la impresión de que Irán deseaba reintegrarse en la comunidad internacional como un miembro responsable. Su comportamiento y su imagen mejoraron de forma substancial. Hasta 2005, cuando apareció en la escena política Mahmud Ahmadineyad. Su empeño en cuestionar el Holocausto judío, en sembrar dudas sobre los atentados del 11-S y en atacar la cultura occidental, han creado un clima en el que los duros del régimen pueden encontrar más fácil aventurarse a llevar a cabo operaciones clandestinas.