Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fidel Castro califica a Obama de "tonto"

El presidente estadounidense afirmó ayer que esperaba "signos positivos" para modificar su política hacia la isla

El expresidente cubano Fidel Castro. Ampliar foto
El expresidente cubano Fidel Castro. EFE

Si Barack Obama pedía el miércoles señales de apertura democrática en Cuba, Fidel Castro le ha respondido hoy llamándole “tonto”. El expresidente y líder revolucionario de Cuba ha acusado  a Washington de controlar una red “de asesinos impunes” que operan “bajo un calificado régimen de ‘libertad’ supervisada”. Se quejaba Castro por la detención desde 1998 de cinco oficiales cubanos a los que EE UU ha condenado por ser espías y a los que en Cuba se conoce como “los cinco héroes”.

Uno de esos cinco operativos, René González, acaba su condena el 7 de octubre. El preso solicitó recientemente a la juez de Florida Joan Lenard que le permitiera regresar a La Habana inmediatamente después de su salida de prisión, por razones humanitarias. Esta rechazó la petición, ya que ahora debe cumplir tres años de libertad condicional.

“Luego de 13 años de cruel e inmerecida prisión, el Gobierno de Estados Unidos -que engendró monstruos como Posada Carriles y Orlando Bosch, quienes, como agentes de la Central de Inteligencia yanqui hicieron estallar en pleno vuelo un avión cubano repleto de pasajeros- obliga a René a permanecer en esa nación”, ha escrito Castro en el sitio web CubaDebate. “En prisión injusta y vengativa continuarán por largos años de confinamiento otros tres héroes cubanos, y uno más condenado a prisión perpetua por dos veces”.

Los llamados Cinco de Cuba fueron arrestados en 1998 y condenados en 2001, por intentar infiltrarse en instalaciones militares en Florida e introducirse en grupos políticos anticastristas. Uno de ellos, Gerardo Hernández, fue condenado a dos cadenas perpetuas por enviar a Cuba información que permitió a La Habana abatir en 1996 dos avionetas de la agrupación Hermanos al Rescate, que diseminaba panfletos de propaganda por la isla. En el ataque murieron cuatro ciudadanos estadounidenses.

En contrapartida, en mayo, un juzgado de Cuba condenó a un ciudadano norteamericano, Alan Gross, a 15 años de prisión por considerarlo, también, un espía. La Casa Blanca mantiene que es un trabajador social que se hallaba en la isla por razones humanitarias, tratando de facilitar la conexión a Internet de judíos afincados en Cuba. Hace dos semanas, el exgobernador de Nuevo México, Bill Richardson, acudió a La Habana para tratar de negociar su liberación, sin éxito alguno.

“En prisión injusta y vengativa continuarán por largos años de confinamiento otros tres héroes cubanos, y uno más condenado a prisión perpetua por dos veces”.

El miércoles, el presidente de EE UU pidió mayores signos de apertura a Cuba para avanzar en el desmantelamiento del embargo que pende sobre la nación comunista desde 1962. “Hemos intentado enviar una señal de que estamos abiertos a una nueva relación con Cuba si el propio Gobierno de Cuba toma los pasos necesarios para abrir su propio país y ofrece un mayor espacio de respeto a los derechos humanos, que le permita a la ciudadanía de Cuba decidir su propio destino”, dijo Obama en una sesión de respuestas a preguntas enviadas a través de Internet por la comunidad hispana en EE UU.

Castro tardó menos de un día en responder, cargando con las críticas por el encarcelamiento de los cinco presos. Ha dicho a Obama que lo que debe hacer es levantar “el criminal bloqueo imperialista”, además de “la bochornosa y cruel venganza contra los cinco héroes”. En su mensaje había un trasfondo de decepción con los signos de conciliación que Obama envió a Cuba al principio de su mandato, cuando liberalizó las restricciones a contactos entre cubanos en la isla y EE UU. “Si no fuera así”, escribió Castro, “el imperio dejaría de ser el imperio; y Obama, dejaría de ser tonto”.