Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Hermanos Musulmanes amenazan con boicotear las elecciones de noviembre en Egipto

Sesenta partidos se suman a la reivindicación de un cambio en la ley electoral

Los Hermanos Musulmanes, el brazo político de los islamistas egipcios, han amenazado con boicotear las elecciones legislativas del próximo mes de noviembre si el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas no reforma la ley electoral antes del domingo. Junto con los Hermanos Musulmanes, otros sesenta partidos se han unido a la reivindicación y reclaman que se anule de la ley electoral el artículo número 5, que reserva un tercio de los escaños de ambas cámaras legislativas a los llamados candidatos independientes.

"Nos negamos a participar en las elecciones si el artículo 5 no es anulado", afirma un comunicado de los Hermanos Musulmanes hecho público esta noche al término de una reunión de los partidos miembros de esta coalición, formada por una treintena de formaciones. Sayyid al Badawi, líder del partido Wafd -aliado de los Hermanos Musulmanes- argumenta que estos escaños podrían ser utilizados por los miembros o simpatizantes del antiguo régimen, presidido por el derrocado Hosni Mubarak, para presentarse a las elecciones parlamentarias.

La ley electoral, promulgada por decreto por las Fuerzas Armadas el pasado martes prevé la elección de dos tercios de los diputados de las dos cámaras según un escrutinio proporcional, y una tercera parte de los diputados según un escrutinio uninominal reservado a los candidatos independientes. El artículo 5 establece que, una vez nombrado, el diputado independiente no se podrá unir a un bloque parlamentario a riesgo de perder el escaño.

La junta militar anunció el martes que las elecciones a la Asamblea Popular, las primeras tras la caída de Hosni Mubarak, comenzarán el próximo 28 de noviembre y se celebrarán en tres rondas. La primera ronda para elegir a los integrantes del Consejo de la Shura, como se conoce a la Cámara Alta del Parlamento, tendrá lugar el 29 de enero de 2012.

Al mismo tiempo, los activistas preparan para este viernes nuevas manifestaciones en la Plaza Tahir, símbolo de las manifestaciones que sacaron a Mubarak del poder. Una concentración para expresar el descontento con contra el Consejo Militar que gobierna el país desde la caída del régimen de Hosni Mubarak, al que exigen que dé paso a los poderes civiles y derogue la Ley de Emergencia. La convocatoria obedece al malestar existente en la sociedad egipcia, que reclama a los militares una aceleración del proceso de transición, así como de los procesos judiciales contra la cúpula del régimen de Mubarak.