Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La hambruna se extiende a una sexta región de Somalia

"Si continúa el nivel actual de la respuesta a la crisis, el hambre aumentará en los próximos cuatro meses", ha advertido la ONU.

Una sexta región de Somalia ha sido golpeada por el hambre, la de Bay, en el sur, después la sequía de magnitud excepcional que ha azotado todo el Cuerno de África, según ha informado hoy la ONU. "Si continúa el nivel actual de la respuesta (a la crisis humanitaria), el hambre aumentará aún más en los próximos cuatro meses", ha advertido un comunicado del Centro de Análisis para la Seguridad Alimentaria (FSNAU) de la ONU. La organización ha alertado, además, de que la hambruna puede extenderse a todo el sur del país.

"Un total de cuatro millones de personas están en crisis en Somalia, incluyendo 750.000 que correrán peligro de muerte en los próximos cuatro meses, en ausencia de una respuesta adecuada" en términos de entrega de la ayuda, según añade la organización. "Decenas de miles de personas ya han muerto, más de la mitad eran niños", recuerda el FSNAU, en declaraciones recogidas por France Presse.

El estado de hambruna responde a una definición estricta de la ONU: al menos el 20% de los hogares se enfrentan a una grave escasez de alimentos, el 30% de la población está en un estado de desnutrición grave y una tasa de mortalidad diaria de 2 por cada 10.000 personas.

La región de Bay, la última en ser declarada en estado de hambruna por la ONU, está controlada por los insurgentes islamistas shebab, como la mayor parte de Somalia meridional y central. Incluida la ciudad de Baidoa, una de las principales en el país. A ellas podrían añadirse pronto las regiones del Juba central y el Juba meridional.

Un país azotado por la hambruna

Otras cinco regiones ya han sido declaradas en situación de hambruna por la ONU desde julio: en primer lugar, el Bajo Shabelle y Bakool sur, ambos adyacentes a la región de Bay; luego Afgoye, al norte de Mogadiscio, y sus campamentos con 400.000 desplazados, los instalados en la capital de Somalia y, finalmente, los distritos de Adale y Balaad en el Shabelle central.

Aproximadamente 12.4 millones de personas en el Cuerno de África se ven afectados por la peor sequía en décadas y necesitan urgentemente ayuda humanitaria, según la ONU. Somalia es, de lejos, el país más afectado, debido a la guerra civil que la golpea desde 1991. El conflicto ha destruido muchas infraestructuras y dificulta mucho el acceso en el centro y el sur.