Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Medio centenar de muertos por los ataques de aviones no tripulados de EE UU en Pakistán

Se extiende la ofensiva contra los talibanes en la frontera con Afganistán.- Islamabad amenaza con retirar sus tropas de la zona, tras el anuncio de EE UU de suspender un tercio de la ayuda militar

Al menos 48 milicianos han muerto en las últimas 24 horas en varios ataques lanzados por aviones no tripulados de EE UU en los bastiones talibanes al noroeste de Pakistán, informa Reuters. La ofensiva con los drones comenzó el lunes por la noche, cuando los aparatos dispararon nueve misiles contra un recinto islamista en la provincia fronteriza de Waziristán del Norte, matando a 25 presuntos insurgentes.

Otro ataque horas después en Waziristán del Sur dejó cinco presuntos islamistas muertos. Hoy por la mañana un avión no tripulado ha disparado dos misiles contra un edificio del Norte. "Los misiles fueron disparados cuando los milicianos se encontraban en un vehículo que estaba entrando en una casa empleada por ellos como escondite", ha indicado un responsable, precisando que 15 milicianos murieron en el ataque. Otro ataque en la misma zona ha matado hoy a otros tres presuntos insurgentes.

Se trata del segundo mayor balance de muertos en un solo día en la ofensiva con aviones no tripulados por parte de Estados Unidos en el noroeste de Pakistán, que empezó en enero de 2009. Estos ataques no son reconocidos oficialmente en público por Washington e Islamabad. Las autoridades pakistaníes colaboraron activamente hasta el pasado enero con EE UU para localizar objetivos insurgentes, pero en los últimos meses se ha mostrado muy crítico con el programa, por la numerosas bajas que provocan entre la población.

Además de estos ataques, la operación de EE UU el 2 de mayo en territorio paquistaní para matar a Osama bin Laden provocó una condena verbal de Islamabad que ha perjudicado la cooperación militar entre los dos países. Washington espera ayuda de su aliado para atacar a los grupos talibanes en la frontera, pero el Ejército paquistaní se muestra cada vez más reacio a colaborar con EE UU, que por su parte acusó a sectores del ISI (el servicio de inteligencia pakistaní) de haber tolerado la presencia del exlíder de Al Qaeda en Abbottabad, cerca de la principal academia militar del país asiático.

Pakistán amenaza con retirar tropas de la frontera

Los últimos ataques de aviones no tripulados se producen justo durante otro desencuentro entre Islamabad y Washington, que anunció el domingo la suspensión de 800 millones de dólares (570 millones de euros) en ayudas para el Ejército paquistaní. El Gobierno paquistaní ha reaccionado hoy amenazando con sacar un número indeterminado de tropas de la frontera afgana en respuesta a la decisión de EE UU.

En una entrevista con el canal televisivo Express -que se emitirá esta noche-, el ministro paquistaní de Defensa, Ahmed Mukhtar, ha asegurado que su país retirará fuerzas de los casi 1.100 puestos fronterizos que Pakistán tiene a lo largo de la conflictiva frontera. Según un extracto de la entrevista publicado en el portal de Express, Mukthar ha subrayado que 300 de estos 800 millones de dólares (unos 214 millones de euros) iban destinados a los soldados desplegados en esta zona montañosa dominada por la insurgencia talibán y redes yihadistas.

"El próximo paso será que el Gobierno o las Fuerzas Armadas retirarán fuerzas de las áreas fronterizas", ha declarado el ministro. Pese a ello, Mukthar ha aclarado que gran parte de la ayuda militar estadounidense a Pakistán "no es para librar la guerra" contra el terrorismo, sino que es dinero que Pakistán "ya ha gastado" en parcelas que no identificó. El importe de la reducción de la ayuda anunciada por Washington supone más de un tercio de los 2.000 millones de dólares (1.400 millones de euros) que EE UU entrega cada añoa Islamabad en materia de seguridad.

El ministro de Defensa pakistaní se refirió también al nuevo líder de Al Qaeda, Aymán al Zawahiri, y expresó su deseo de que EE UU no cometa "el mismo error" que con su predecesor, Osama bin Laden. El Ejército paquistaní ya pidió hace dos días públicamente a EEUU, que sospecha que el egipcio se halla en la frontera afgano-paquistaní, que le proporcione cualquier información que tenga sobre su paradero.

La operación lanzada por los norteamericanos para matar a Bin Laden el 2 de mayo precipitó una crisis en las ya deterioradas relaciones entre Islamabad y Washington. El Ejército en particular se ha sentido ofendido por no haber sido informado del asalto y por las insinuaciones desde Occidente de que una parte de su aparato de seguridad podría haber dado refugio al líder de Al Qaeda.

EE UU ha usado desde entonces su posición de fuerza para presionar a Pakistán, en especial en la lucha contra los grupos talibanes en la frontera, pero Islamabad airea sus discrepancias cada vez con más asiduidad. La decisión norteamericana de suspender part de ayuda militar se enmarca en la falta de voluntad paquistaní de cumplir con las demandas de EE UU, en una fase decisiva como es el inicio de la retirada militar extranjera de Afganistán.