Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Morales ordena que se elimine la jerga corrupta de la policía boliviana

El presidente pretende el fin de todo un sistema de prácticas abusivas

El presidente de Bolivia, Evo Morales, ha ordenado eliminar del vocabulario y de la práctica policial una amplia jerga que desvela todo un sistema corrupto instituido en su seno para acceder a cargos clave y lograr recursos económicos destinados a niveles superiores de mando.

"Estos términos, que algunos policías tienen la cultura de usar como código o jerga, deben desaparecer", afirmó Morales durante el acto de posesión del cargo del nuevo comandante de la policía, Jorge Santiesteban, el tercero en lo que va del año.

El presidente dispuso que se retiren de la competencia policial los servicios de identificación y de licencias de conducción -una importante fuente de ingresos para la entidad- con el fin de impedir cobros ilegales a la ciudadanía y conminó a Santiesteban a aplicar urgentes medidas para sacar a la policía de su actual postración. El nuevo comandante prometió sanciones duras contra la mala conducta de algunos de sus camaradas para reivindicar a una mayoría honesta de los miembros de la policía. Su primera medida ha sido el cambio de todos los mandos superiores.

Morales había relevado del cargo de comandante, en marzo pasado, al general Óscar Nina, debido a la tibieza de las sanciones impuestas a los implicados en el tráfico de cocaína vía Chile a Panamá tras la captura en ese país del general René Sanabria, acusado de traficar con 144 kilos de cocaína. Al menos 40 policías son investigados.

Morales dio un plazo de 90 días al sucesor de Nina, el coronel Ciro Farfán, para acabar con la corrupción en la policía. Antes de ser comandante general de la policía, Farfán dirigía una unidad de prevención de robo de vehículos. Fue destituido el miércoles, tras una denuncia, que ahora se está investigando, por la existencia de registros clonados (duplicados) para un vehículo sin papeles presuntamente de su propiedad.

Jerga

La jerga a la que se refiere el presidente Morales desvela, por ejemplo, los cupos (pagos) a que están obligados los subalternos para conseguir o mantenerse en un destino y el diezmo que deben abonar por cumplir esas funciones. Citó la palabra formar, que se utiliza para que los funcionarios policiales se presenten en formación ante el Comandante de la Unidad, que pedirá dádivas a cambio de mantenerlos en sus puestos; otro vocablo muy relacionado es poner, es decir, aportar dinero para asumir un cargo determinado. Los agentes recuperan estas inversiones para alcanzar un cargo determinado recibiendo sobornos.

Otros términos, como rayar -dividirse el dinero procedente de un determinado trabajo- y filo -el porcentaje que exigen los superiores sobre un botín obtenido por un acuerdo entre policías y delincuentes con permiso para robar- reflejan el círculo vicioso en el que transcurre la inseguridad ciudadana en todo el país.

Supuestamente, algunos policías buscan entre la población joven a víctimas de extorsión, como denunció ante las cámaras de televisión en Cochabamba la madre de un adolescente. La mujer afirmó que su hijo y sus amigos son obligados a pagar entre 20 y 30 euros cada vez a ciertos miembros de la policía para que no los detengan ni los castiguen físicamente.

El presidente Morales mencionó, a propósito de la captura del general Sanabria, exjefe de la unidad de lucha antidroga del país, otras debilidades de la policía, como los volteos de cocaína y otros alijos decomisados a los traficantes, que se convierten en botín policial y retornan al circuito comercial ilegal de la droga.

El aceitito o aceitear alude a la coima o pago que hace más fluido y rápido cualquier trámite en las dependencias policiales, pese a que el ciudadano deposita ahora en cuentas bancarias el costo de una cédula de identidad, un pasaporte o una licencia de conducir. Como dijo Morales, la pregunta del funcionario policial para realizar el trámite, si "por la vía rápida o por la vía normal", implica aceitear, pagar una coima, o hacer acopio de paciencia para el "vuélvase mañana".