Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colombia extradita a Venezuela al presunto narcotraficante Walid Makled

'El Turco' afronta en Caracas acusaciones de homicidio y tráfico de drogas.- EE UU también pedía su extradición.- El Gobierno de Chávez garantiza que recibirá un proceso "justo y transparente"

El presunto narcotraficante venezolano Walid Makled ya está en manos del Gobierno de Hugo Chávez. Makled fue detenido en agosto de 2010 en la ciudad colombiana de Cúcuta y su extradición ha sido codiciada a partes iguales por Estados Unidos y Venezuela. A sus 42 años, era el tercer hombre más buscado por la agencia antinarcóticos DEA, que le acusa de enviar más de diez toneladas de cocaína cada mes a territorio norteamericano. También ha sido señalado en Venezuela de ordenar al menos tres asesinatos e incurrir en los delitos de narcotráfico y legitimación de capitales. Pero su arresto desató una tormenta después de que denunciara a altos cargos civiles y militares del Gobierno venezolano de estar involucrados en los negocios ilícitos que en pocos años le convirtieron en uno de los empresarios más prósperos que haya conocido la revolución.

El avión que trasladaba a Makled desde Bogotá aterrizó este mediodía en una base militar de Caracas. De inmediato, el supuesto narco, fuertemente custodiado y vistiendo un chaleco antibalas, fue enviado a una de las sedes del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin).

"En menos de 24 horas será puesto a la orden al justicia venezolana", ha dicho un par de horas más tarde el viceministro de Prevención y Seguridad Ciudadana, Néstor Reverol, quien ha agregado que Makled estaba siendo investigado desde septiembre de 2004. El funcionario ha prometido un "proceso justo y transparente" en su contra. El Gobierno venezolano había esperado este momento desde el mismo día en que Makled fue capturado en Cúcuta, y las renovadas relaciones entre el presidente colombiano Juan Manuel Santos y el presidente Chávez lo hicieron realidad.

Al día siguiente de su detención, el 20 de agosto de 2010, el Tribunal Supremo de Venezuela solicitó a Colombia la extradición de Makled y una semana después, el día 26, la Cancillería de Venezuela formalizó el trámite. Mientras, el Gobierno de los Estados Unidos hizo el mismo procedimiento el 6 de octubre siguiente. Ese fue uno de los argumentos utilizados por Santos para decidir a favor del Gobierno venezolano el pasado 15 de abril, y zanjar la polémica que desde hacía nueve meses rodea el traslado de Makled a un nuevo destino.

Uno de los narcos más buscados

Walid Makled, conocido con los alias de El Árabe y El Turco, es acusado en Venezuela de liderar una mafia que despachaba cocaína hacia América del Norte y el Caribe a través de los puertos y aeropuertos más importantes del país. También se le vincula con los asesinatos del periodista Orel Sambrano, del veterinario Francisco Larrazábal y del supuesto narcotraficante Wilber Varela, alias Jabón. Tres de sus hermanos -Abdalá, Axel y Basel Makled- también están en prisión, desde noviembre de 2008, por el decomiso de casi 400 kilos de cocaína en una de las fincas de la familia. Lo que argumenta Makled en su defensa es que él no habría podido construir esa red por sí solo y sin la ayuda del Gobierno.

Hasta finales de 2008, Walid Makled era conocido como uno de los empresarios más prósperos e influyentes de los tiempos de revolución. El modesto negocio familiar de venta de electrodomésticos, que fundó su padre en los años sesenta, se había convertido ya en el Grupo de Empresas Makled, que manejó importantes contratos con el sector público que iban desde el empacado y transporte de fertilizantes fabricados por una filial de la estatal Petróleos de Venezuela, hasta la concesión de las empresas de almacenamiento en Puerto Cabello, uno de los principales del país.

"De esas empresas comía mucha gente del alto gobierno, que recibía dinero mío mensualmente. Entre todos, como un millón de dólares... gobernadores, generales, contraalmirantes, familiares de ministros. Si yo tenía la concesión del puerto más importante del país, eso me lo firmó gente del más alto gobierno. Si yo soy narcotraficante, entonces toda esa gente que trabajaba conmigo es narcotraficante", denunció Makled en octubre pasado, en una de las tantas entrevistas que concedió a medios colombianos desde la cárcel de máxima seguridad en la que estaba detenido.

Makled asegura tener en su poder vídeos y documentos que vinculan a más de 50 funcionarios civiles y militares del Gobierno de Chávez con sus negocios, y ha dicho que solo está dispuesto a entregarlos a un fiscal de Estados Unidos. "Gracias a Dios, yo logré sacar todos los documentos de una caja fuerte que yo tenía. Tengo depósitos, números de cuenta...todo. (...) Con la corrupción que hay en Venezuela del narcotráfico, con todo lo que tengo en mis manos, se lo muestro al Gobierno americano y ellos pueden intervenir en Venezuela", asegura Makled.

El Gobierno venezolano ha calificado las denuncias de Makled como parte de una campaña de descrédito. Mientras, los diputados de la oposición en la Asamblea Nacional han pedido que el juicio que se llevará a cabo en Venezuela contra Makled sea público.