Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Londres niega a Kusa la inmunidad y el fiscal le reclama por Lockerbie

El ministro de Exteriores británico confirma la deserción ayer de su homólogo libio.- 270 personas murieron en 1988 en un atentado contra un avión de Pan Am

El exministro de Exteriores libio huido a Londres, Musa Kusa, está hablando de forma voluntaria con las autoridades británicas, se encuentra en un sitio protegido y no se le ha ofrecido inmunidad, según ha informado hoy el jefe del Foreign Office, William Hague. "Se encuentra en un lugar seguro en Reino Unido en estos momentos y estamos discutiendo con él sus opciones y nuestras opciones para ver cómo procedemos". Horas después, el primer ministro David Cameron confirmaba estos datos: "A Musa Kusa no se le ha garantizado inmunidad. No hay un acuerdo de ese tipo", ha asegurado esta tarde en una rueda de prensa junto al primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan.

Aprovechando la presencia de Kusa en Reino Unido, la fiscalía escocesa ha anunciado que quiere interrogarlo por el atentado de Lockerbie de 1988. "Hemos notificado al Ministerio de Asuntos Exteriores que la fiscalía y las autoridades investigadoras escocesas desean interrogar al señor Kusa en relación con el atentado con bomba de Lockerbie", ha informado la fiscalía en un comunicado. "La investigación sobre el atentado sigue abierta y nuestro propósito es seguir todas las pistas importantes".

Cameron ha garantizado la disposición de su Ejecutivo para facilitar la investigación. "La policía y las autoridades de la fiscalía, que son plenamente independientes del Gobierno, deben seguir las pruebas hasta donde les lleven, y el Gobierno les ayudará en lo que pueda. No restringirá de ninguna manera que se sigan las pruebas y responderemos a cualquier petición que se haga", ha subrayado.

Un total de 270 personas en su mayoría estadounidenses, murieron en 1988 después de que un avión de la compañía norteamericana Pan Am estallara en pleno vuelo cuando sobrevolaba la localidad escocesa de Lockerbie. Kusa pertenecía por entonces a los servicios secretos libios y participó posteriormente en las conversaciones que permitieron la excarcelación en 2009 , por "motivos humanitarios", del único condenado por el atentado de Lockerbie, el ciudadano libio Abdelbaset Alí al Megrahi.

Para Cameron, la deserción de Kusa es una muestra de que el régimen de Gadafi se está diluyendo. "La decisión del exministro de Exteriores de venir a Londres para renunciar a su puesto es una decisión de alguien en lo más alto, y es una historia convincente de la desesperación y el miedo en el corazón mismo del régimen de Gadafi, que se desmorona y que está podrido".

Libia explica la salida por "razones médicas"

William Hague ha realizado un llamamiento a los hombres que conforman el círculo de confianza que sostiene al régimen de Gadafi para que secunden el ejemplo de Kusa, y abandonen a su suerte al líder libio. "Gadafi se debe de estar preguntando quién será el siguiente que le va a abandonar", ha asegurado Hague durante una rueda de prensa en Londres. Las autoridades del Reino Unido interrogan al ministro de Exteriores libio para que dé explicaciones sobre su deserción de las filas del régimen y, sobre todo, para recabar información que pueda ayudar a la coalición internacional en su campaña de bombardeos para asegurar una zona de exclusión en Libia, informa la BBC.

Kusa aterrizó anoche por sorpresa en un aeropuerto londinense. A su llegada a la capital británica, el ministro de Exteriores libio, en el cargo desde 2009, había explicado que ya no estaba dispuesto a seguir respaldando a Gadafi. El régimen libio sostiene que Kusa recibió permiso para salir del país por razones médicas pero desde que abandonó Libia las autoridades no han tenido comunicación con él. "Se le dejó salir por enfermedad y cuando llegó a Túnez perdimos la comunicación con él. Entendemos que renunció a su puesto, pero se trata de una decisión personal", ha dicho un portavoz del Gobierno libio.

Las sospechas sobre la posible deserción del ministro fueron confirmadas a última hora de ayer, cuando el Gobierno británico informaba a través de una nota de la llegada de Musa Kusa a la capital británica, donde el jefe de la diplomacia de Gadafi transmitió su deseo de dimitir. Londres atajaba así las afirmaciones del régimen de Gadafi de que el jefe de la diplomacia libia se encontraba en Reino Unido en misión oficial. "Él nos ha contado que ha dimitido de su puesto", asegura un comunicado del Foreign Office.

"Musa Kusa es una de las figuras más importantes en el Gobierno de Gadafi y su papel era el de representar internacionalmente al régimen, algo que ya no quiere hacer. Animamos a todos los que están en el entorno de Gadafi a que le abandonen y se adhieran a un futuro mejor para Libia que permita la transición política y una reforma auténtica que colme las aspiraciones del pueblo libio", continuó el portavoz del Foreign Office. La cadena BBC añade que Kusa podría estar dando ya información a los servicios de inteligencia británicos sobre el régimen.