Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lampedusa, otra vez en situación de emergencia

Unos 4.000 tunecinos vuelven a hacinarse en la isla. La población intenta impedir los desembarcos y teme que la resolución de la ONU implique represalias de Gadafi

El Gobierno italiano ha pedido hoy a la Marina que envíe de forma urgente a Lampedusa una nave militar con capacidad para 1.000 pasajeros con el fin de aliviar la aglomeración de inmigrantes llegados en los últimos días a la isla, según ha informado la agencia Ansa.

Los desembarcos de ciudadanos norteafricanos, sobre todo tunecinos, han puesto de nuevo a Lampedusa en una situación límite. En el centro de acogida, con capacidad para 850 personas, se hacinan cerca de 3.000 inmigrantes, y las condiciones sanitarias e higiénicas son cada vez peores.

Un ferry que transporta el material para levantar un campamento con capacidad para 500 personas no ha podido llegar hoy a la isla por el mal estado del mar.

Otros 1.200 prófugos llegaron ayer desde Túnez a la isla en quince pateras, y han dormido la pasada noche al raso.

Los ciudadanos locales, cada vez más preocupados porque la gestión gubernativa de la emergencia no soluciona la congestión, trataron de impedir por la fuerza que las pateras atracaran en el muelle.

Tras la aprobación de la resolución de la ONU, los habitantes de la isla temen ahora que el régimen de Gadafi tome represalias militares contra Lampedusa.

Las amenazas proferidas por el coronel libio, que advierte que bombardeará los países del mediterráneo si la OTAN decide atacar a Trípoli, se toman muy en serio en la isla, que recuerda la fecha del 15 de abril de 1986, cuando dos misiles SCUD de fabricación soviética fueron lanzados por Libia contra la base Loran, que entonces gestionaba Estados Unidos.

Los misiles cayeron en el mar, varias millas al sur de la isla. "Estamos entre dos fuegos", ha dicho a La Republicca el ex alcalde Totò Martello, "por un lado los inmigrantes han tomado la isla y por otro cabe la posibilidad de que nos convirtamos en la diana de Gadafi".